Federico Carboni falleció por suicidio asistido este jueves, tras una larga lucha para acceder a la eutanasia en Italia. Se trata del primer suicidio asistido que se realiza en ese país.

Carboni, de 44 años, falleció rodeado de su familia tras administrarse él mismo los medicamentos letales a través de una máquina diseñada especialmente para eso. 

Debido a un accidente de tráfico, Federico Carboni estuvo tetrapléjico durante 12 años. Desde hace un par de años y con la ayuda de la Asociación Luca Coscioni, el italiano comenzó una batalla legal para obtener el derecho al suicidio asistido

“No niego que lamento tener que decirle adiós a la vida. Hice todo lo que pude para vivir lo mejor posible y sacar el máximo partido a mi discapacidad. Sin embargo, ahora estoy al límite, tanto mental como físicamente”, dijo Carboni antes de fallecer. 

(Foto: Unsplash)

Estuvo tetrapléjico 12 años; hombre accede a suicidio asistido en Italia

En noviembre de 2021, la asociación Luca Coscioni anunció la decisión del Comité de Ética del Servicio Sanitario Público de autorizar el suicidio asistido de Carboni. 

Desde 2019, el Tribunal Constitucional de Italia estableció una ley que otorga el derecho al acceso legal al suicidio asistido.

Sin embargo, en la práctica, el acceso a dicha ley es compleja. Algunos pacientes han acusado a las autoridades de alargar el proceso deliberadamente. 

En noviembre y tras ganar dos juicios, el Comité otorgó al italiano los permisos para acceder a los fármacos utilizados en el procedimiento del suicidio asistido. El siguiente paso fue esperar a que un experto diera instrucciones sobre la automedicación. 

(Foto: Unsplash)

Aceptan la petición de suicidio pero no facilitan el procedimiento

El caso de Federico impulsó a los defensores del derecho a una muerte digna y a la eutanasia a juntar un millón de firmas para pedir a las autoridades que el derecho al suicidio asistido sea más accesible.

Fabio Ridolfi, un hombre tetrapléjico, decidió ser sometido a una sedación profunda y suspender todos los tratamientos de soporte vital, lo que provocó su muerte. El hombre dijo que había tenido que hacerlo pues aunque el comité había aceptado su solicitud de suicidio asistido, las autoridades sanitarias le negaron el acceso a los medicamentos letales. 

La eutanasia se define como el acto deliberado de poner fin a la vida a petición propia; el suicidio asistido se refiere a la ayuda de un médico a un paciente, de acuerdo con la solicitud de éste último de proporcionarle los medios para suicidarse. 

En la mayoría de los casos, se otorga este derecho a personas con enfermedades graves o incurables y que causen un sufrimiento intolerable. Actualmente solo hay siete países donde la eutanasia o el suicidio asistido es legal: Colombia, España, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Canadá y Nueva Zelanda.  

SIGUE LEYENDO:


Con información de: EFE, MSN