Un estudio realizado en Israel descubrió algo preocupante: la tasa de problemas del corazón después de la vacunacion covid en menores de 12 a 15 años es mayor de la esperada, en especial tras recibir la segunda dosis. Si bien el riesgo no es muy grande, lo que encontraron los expertos es que es más elevado en comparación con el que presentan otras personas.

Esto se habría visto con la vacuna de Pfizer y aunque los especialistas resaltan que los casos fueron leves y el evento adverso sigue siendo poco común, hay cosas que quieren que sepas y te las mencionamos a continuación.

Problemas del corazón después de la vacunación covid: ¿debemos preocuparnos? 

De acuerdo con el New York Times, la inflamación del músculo cardíaco se presentó en uno de 12 mil 361 niños de 12 a 15 años dentro de la misma semana en que se les puso la segunda dosis.

Esta cifra de problemas del corazón después de la vacunacion covid podrá parecer pequeña, pero es mayor a la estimación que tenían los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que era de 1 por cada 16 mil 129 personas de 12 a 17 años.

Para llegar a esta cifra, los investigadores de Israel rastrearon las hospitalizaciones por miocarditis del 2 de junio al 20 de octubre de 2021, por medio de un sistema de vigilancia del Ministerio de Salud de Israel. Durante ese tiempo, 404 mil 407 adolescentes de 12 a 15 años recibieron una dosis de vacuna y 326 mil 463 recibieron una segunda inyección. Se encontraron 18 informes de miocarditis.

Los especialistas israelíes destacan que los casos fueron leves y dichos eventos adversos continúan siendo poco comunes, añadiendo que la miocarditis no necesariamente se presenta como un deceso, sino que puede manifestarse como los siguientes síntomas: 

  • dificultad para respirar 
  • dolor en el pecho 
  • sensación de tener el corazón acelerado  
  • palpitaciones 

Para aprender más de...¿Cómo funcionan las vacunas contra el covid-19?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta que actualmente hay más de 200 vacunas contra el covid-19 en desarrollo. Eso no significa que ya estén próximas a ser utilizadas; de hecho, solo 52 se encuentran en las fases de ensayos humanos para comprobar su eficacia o descartarla. Pero ¿cómo funcionan realmente las vacunas anticovid?
Métodos:
Existen 3 métodos para fabricar una vacuna: con agentes patógenos (virus o bacterias) íntegros; con fragmentos del agente patógeno o con el material genético del virus.
(Foto: https://www.scientificanimations.com/wiki-images/, 3D-medical-animation-coronavirus-structure scientificanimations com esp2, CC BY-SA 4.0)
Método 1 con vacunas inactivadas:
Este es una de las 3 estrategias para desarrollar la vacuna bajo el método de agente patógeno íntegro. Aquí se va a aislar el patógeno y se va a destruir o inactivar por medio de sustancias químicas, calor o radiación.
Método 1 con vacunas atenuadas y vectores víricos:
En las vacunas atenuadas se utiliza el virus o un patógeno similar y se mantienen activos pero debilitados; para el vector vírico se usa un virus inofensivo que va a transportar proteínas del patógeno a combatir a fin de que se induzca una respuesta inmune sin causar la enfermedad.
Método 2:
Las vacunas con fragmentos del patógeno solo utilizan partes del virus o la bacteria que son indispensables que el sistema inmune reconozca, estas subunidades suelen ser proteínas o hidratos de carbono.
Método 3:
En la vacuna de ácido nucleico se utiliza una secuencia del material genético para que proporciones instrucciones al cuerpo mediante el ADN o ARN para fabricar proteínas específicas y no todo el virus con la finalidad de que el sistema inmune las reconozca y luche contra ellas.
Actualmente las principales vacunas utilizadas contra el coronavirus utilizan alguno de estos métodos. Los más comunes son el 2 y 3.
(Foto: Spencerbdavis, Solo-mrna-vaccine-4, CC BY 4.0)

Los resultados fueron publicados el 26 de enero en The New England Journal of Medicine y en el artículo original sobre los problemas del corazón después de la vacunacion covid se puede leer que las estimaciones del riesgo de inflamación cardíaca entre los hombres en los 21 días posteriores a la primera y segunda dosis fueron de 0.56 casos por cada 100 mil tras la primera inyección y 8.09 por 100 mil tras la segunda dosis. En las mujeres, por su parte, el riesgo fue de 0 por cada 100 mil tras la primera dosis y 0.69 por 100 mil después de la segunda inyección.

(Con información del New York Times)