México y el mundo pagaron un precio muy alto por la pandemia de covid-19, enfatizó Germán Fajardo Dolci, director de la Facultad de Medicina de la UNAM y vicepresidente de la Academia Nacional de Medicina, quien señaló que nuestro país se encuentra entre los que tuvieron el mayor número de muertes. 

Estos temas se abordaron en la inauguración del Foro “Covid. Impacto, lecciones y desafíos” organizado por El Universal, SuMédico, la Academia Nacional de Medicina y la Facultad de Medicina de la UNAM, en el que se analizó el panorama y los retos relacionados con la pandemia causada por el virus Sars-CoV-2, como el covid largo. 

Al dar su mensaje de bienvenida, Germán Fajardo Dolci, director de la Facultad de Medicina de la UNAM y vicepresidente de la Academia Nacional de Medicina, realizó un balance sobre la situación que enfrentó México para combatir a la covid y los retos que nos esperan.

Sin lugar a dudas, el mundo y nuestro país ha pagado un precio muy alto a la pandemia, tanto en la enfermedad como en muerte. La pandemia cobró la vida de millones de personas, de acuerdo con mediciones de exceso de muerte, nuestro país se encuentra entre los países más afectados por el número de muertes, incluido el número de muertes de personal de salud, a quienes hoy recordamos

Señaló que otros de los retos que dejó la pandemia de covid-19 son las afectaciones en el rezago en la atención a pacientes con enfermedades crónicas, así como las secuelas físicas y mentales. 

“Hoy hay miles de pacientes en los cuales los síntomas persisten cuando el virus ha desaparecido y hoy hablamos del síndrome postcovid, con todas sus repercusiones”, dijo. 

Fajardo Dolci recordó que la Academia Nacional de Medicina editó un libro sobre el síndrome postcovid en el que se abordan certezas e interrogantes sobre este tema y adelantó que van a publicar un segundo volumen en el que se detallará cómo afecta este padecimiento a quienes tienen enfermedades específicas como diabetes. 

El INER llegó a solo un paciente intubado por covid 

Jorge Salas Hernández, director del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) relató la experiencia que vivieron durante la pandemia de covid-19, ya que esta institución fue el principal centro de atención. 

Recordó que el primer caso confirmado de covid-19 en México se confirmó en el INER el 27 de febrero de 2020 y que en el punto más alto de la pandemia tuvieron 141 pacientes intubados, pero el pasado 11 de noviembre llegó a 1 persona que requirió este tipo de tratamiento. 

Señaló que el nivel máximo de ocupación lo alcanzaron el 19 de enero de 2021, cuando tenían 197 de las 200 camas ocupadas y que el pasado 11 de noviembre había 135 personas hospitalizadas, ocho de ellas positivas a covid. 

“El INER fue la mayor terapia intensiva, no solamente de México”, enfatizó. 

Salas Hernández dio a conocer que ante la disminución en los contagios de covid hace un mes se levantó la Carpa de la Cruz Roja que se instaló en el INER, en la que se atendió a 817 personas. 

Asimismo, indicó que el INER se mantiene como hospital híbrido y brinda atención a pacientes con síndrome postcovid y hasta la fecha ha otorgado 13 mil 760 consultas.