Los especialistas indican que existen diferentes problemas y complicaciones de la piel que ocurren debido a la diabetes, que deben ser identificados y atendidos a tiempo para evitar complicaciones más graves, como lo puede ser la pérdida de una parte del cuerpo.

(foto: freepik)

La piel diabética tiene más riesgo de lesiones

Cuando una persona padece diabetes, y tiene niveles de azúcar en sangre elevados, su piel (que es considerada por los expertos como ‘piel diabética’), puede ser más sensible y frágil que la piel común.

Este aumento de azúcar en la sangre puede causar daños en diferentes partes del cuerpo, como los nervios y los vasos sanguíneos, que además también pueden tener un impacto negativo en la piel diabética,  lo que le pone en mayor riesgo de desarrollar problemas dérmicos.

Algunas de las molestias más comunes que pueden darse en la piel de una persona con diabetes pueden ser:

  • Comezón. 
  • Piel seca.
  • Neuropatía diabética (lesión en los nervios que causan pérdida de la capacidad de sentir en ciertas partes de la piel, lo que incrementa los riesgos de lesiones).

(foto: freepik)

Los problemas más comunes en piel diabética

Sin embargo, eso no es todo. Los expertos aseguran que con la diabetes, existe una mayor probabilidad de desarrollar algunas enfermedades y problemas de la piel, que pueden ser muy molestos e incluso causar complicaciones graves.

Estas enfermedades de la piel diabética suelen ser varias, pero a continuación te contamos sobre las 5 más comunes:

  • Infecciones por hongos o bacterias, son altamente frecuentes y típicas en las personas que padecen diabetes. Suelen darse principalmente en zonas del rostro (boca o párpados), pero también en el pecho, entre los dedos de los pies y las manos, e incluso en zonas donde se puede guardar demasiada humedad. Pueden causar inflamación, ampollas e inflamación.
  • Acantosis nigricans, conocida por crear zonas marrones u oscuras en la piel que se encuentra en sitios donde hay pliegues, como el cuello, las axilas y la ingle. 
  • Dermopatía diabética, donde existe aparición de manchas rojizas que, con el tiempo, se vuelven oscuras y forman costras; pueden ocurrir principalmente en los hombres y en área de las piernas o los antebrazos. Se producen por alteraciones en los vasos sanguíneos, pero suelen curarse cuando se controla la diabetes.
  • Ampollas diabéticas que aparecen de forma espontánea, principalmente en las piernas, los pies y los dedos, y si no se atienden de forma adecuada, pueden dar pie a una infección. A esta condición también se le conoce como bullosis diabeticorum.
  • La Necrobiosis lipoídica también es un problema común, en donde aparecen pequeñas erupciones rojizas que pueden endurecerse, formando placas de diferentes tamaños que pueden causar comezón; son más comunes en mujeres, y hasta ahora no existe un tratamiento específico para terminar el problema.

(foto: freepik)

¿Se pueden evitar?

Si bien el hecho de tener diabetes ya es un factor de riesgo importante para desarrollar alguna de estas complicaciones en la piel, la realidad es que se pueden evitar y reducir las probabilidades de padecerlas.

La Secretaría de Salud informa que algunas recomendaciones que puedes seguir para evitar los problemas en la piel diabética pueden ser:

  • Controla la diabetes, siguiendo las recomendaciones médicas y manteniendo el azúcar en los niveles adecuados.
  • Mantén la piel hidratada, pero seca, para evitar exceso de humedad.
  • No te rasques, ya que propiciarías el riesgo de lesiones e infecciones.
  • Usa productos suaves que no irriten la piel.
  • Acude al médico en caso de que notes lesiones o malestares en la piel.
  • Usa ropa y zapatos cómodos para evitar la aparición de lesiones como ampollas.

(Con información de: Secretaría de Salud, Federación Mexicana de Diabetes,  Parkland.)