El cáncer de mama es el tipo de cáncer más común en el mundo, con más de 2.2 millones de casos en 2020; asimismo es la primera causa de muerte en las mujeres pues en 2020 fallecieron alrededor de 685 mil mujeres. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que una de cada 12 mujeres se enfermarán con este tipo de neoplasia maligna a lo largo de su vida. 

A diferencia de otros tipos de cáncer de la mujer, como el cáncer de cuello uterino que es causado principalmente por la infección del Virus del Papiloma Humano, el de mama no es causado por un proceso infeccioso. Además del género y la edad, los factores de riesgo de la enfermedad tienen que ver con el estilo de vida, como la alimentación, el tabaquismo y el alcoholismo.

Es así que se han presentado distintos consejos de estilo de vida, principalmente de la alimentación, que dicen reducir el riesgo de cáncer de mama, sin embargo es importante indicar cuáles de ellos están basados en evidencia científica.

Dichas observaciones las realiza el Manual de Patología Mamaria para Atención Primaria, impulsado por la Asociación Española de Cirujanos (AEC), la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

(Foto: Pexels)

¿El té verde, la soya y el brócoli reducen el riesgo de cáncer de mama?

Por ejemplo, el documento indica que no hay evidencia suficiente que respalde la idea de que consumir té verde puede ayudar a reducir el cáncer de mama. También existe poca evidencia respecto a los efectos de los carotenoides y el calcio como nutrientes que reducen el riesgo. 

La soya, que es fuente de isoflavonas, tiene componentes con una leve presencia de estrógenos, por lo que su uso para la prevención del cáncer de mama es incierto dada la relación de los estrógenos con ese tipo de cáncer.

El mismo documento proporciona datos clave sobre los factores de riesgo basados en evidencia científica que aumentan la probabilidad de padecer cáncer de mama. Sobre el sobrepeso y la obesidad, se informa que por cada 5 kg/m2 que se incrementa el Índice de Masa Corporal, aumenta el riesgo de cáncer de mama un 12 %.

Asimismo los investigadores comentan que aquellas mujeres que han experimentado una ganancia de peso de 25 kg o más desde los 18 años tienen un riesgo mayor de cáncer de mama comparado con aquellas que han mantenido el peso. 

Por el contrario, las mujeres que no han utilizado tratamiento hormonal, que pierden 10 kg o más de peso desde la menopausia, y que mantienen dicha pérdida, tienen una disminución significativa del riesgo del cáncer de mama.

Para aprender más de...Datos que quizá no conocías sobre el cáncer de mama

Generalidades:
El cáncer de mama ocurre cuando las células de la mama se multiplican sin control. Existen distintos tipos de este cáncer dependiendo de la parte del seno: en los lobulillos, en los conductos y en el tejido conectivo. Casi siempre ocurre en los dos primeros.
La 1° causa de muerte en mujeres:
Es el tipo de cáncer más común en las mujeres. Las estadísticas dicen que a nivel internacional, 1 de cada 8 mujeres lo va a desarrollar; La mayoría de los casos de la enfermedad lo padecen las mujeres de 60 años o más y de igual forma ocurre con las defunciones.

Puede ocurrir durante el embarazo:
Es el segundo tumor maligno más frecuente durante el embarazo o hasta un año después. Muchas mujeres embarazadas son diagnosticadas en etapas avanzadas porque los síntomas se confunden con los cambios fisiológicos del embarazo y por el riesgo de los exámenes de detección y el tratamiento para el feto.
Tipos menos comunes:
Hay otros tipos de este cáncer menos frecuentes como:
La enfermedad de Paget que afecta a la piel del pezón y la areola; el cáncer de mama medular; el mucinoso y el inflamatorio en el que las células cancerosas bloquean los vasos linfáticos de la piel del seno.
Cáncer de mama en hombres:
Es poco frecuente, los datos indican que 1 de cada 100 hombres lo presentan, pero también es más letal. Estudios indican que las probabilidades de supervivencia después de 5 años con un diagnóstico de este tipo de cáncer fue del 77.6% en hombres y en mujeres del 86.4%.

¿Cómo influye la alimentación en el cáncer de mama?

Los investigadores destacan que en los últimos años se ha dado una fuerte producción y consumo de alimentos procesados, que aunado al sedentarismo, son la combinación ideal para el desarrollo de muchas enfermedades, entre las que destacan varios tipos de cáncer. 

Y aunque no hay muchos estudios en los que se estudie la incidencia del cáncer de mama en distintos tipos de alimentación, lo cierto es que la ganancia de peso y la obesidad están directamente relacionadas con el desarrollo de cáncer de mama

En ese sentido, se destaca que existe una relación entre el consumo de las grasas de origen animal y el cáncer de mama. Comer carne roja más de cinco veces a la semana durante la juventud se asocia con un aumento relativo de cáncer de mama de 1,22 en la premenopausia y posmenopausia, en comparación con la ingesta de aves de corral, pescados, legumbres y frutos secos.

En cuanto al patrón alimenticio, si bien no hay evidencia contundente sobre la dieta mediterránea como inhibidora del cáncer de mama, sí hay algunos estudios que afirman que el consumo de aceites de origen vegetal, característicos de la dieta mediterránea, como el aceite de oliva extra virgen así como la ingesta de frutas, grasas monoinsaturadas, omega 3, azúcares procedentes de la fibra y los cereales, pescados y legumbres, produce un descenso del 15% de la incidencia de dicho tipo de cáncer.

Asimismo se encontró que los niveles bajos de vitamina D se relacionan con un mayor riesgo de desarrollar cáncer.

(Foto: Pexels)

No hay evidencia de que éstos alimentos disminuyan el riesgo de cáncer

Hay datos muy limitados que sugieran que el consumo de vegetales no almidonados como el tomate, la lechuga, la cebolla, la espinaca, el pepino, el brócoli, la coliflor, la col o los hongos disminuyen el cáncer de mama

Tampoco hay evidencia suficiente que dicte el consumo de té verde como inhibidor del cáncer, ni tampoco el consumo de alimentos ricos en carotenos, calcio o isoflavonas.

Para aprender más de...Síntomas del cáncer de mama que debes conocer

¿Qué es el cáncer de mama?
Es una enfermedad en la que se dan crecimientos anormales de células en las mamas. Este tipo de cáncer es de los más comunes en el mundo y es considerada la primera causa de muerte en las mujeres. Los signos y síntomas pueden variar entre unas y otras pacientes pero estos son los más comunes.
Bultos en las mama:
Pueden aparecer en la zona de las mamas o axilas y en caso de identificar un tipo de nudo firme o bolita se debe verificar palpando la otra mama para no confundir el crecimiento del tejido mamario sano.
Enrojecimiento de la mama:
Este signo puede venir acompañado con descamación en la mama o el pezón. También se puede ver como una irritación o rugosidades en la piel.
Dolor en las mamas:
El dolor se puede sentir en la mama o debajo del brazo. Hay que cerciorarse de que el malestar no esté ocasionado por un golpe, de lo contrario hay que asistir a una revisión especializada.
Secreción en las mamas:
La secreción de líquido en los pezones solo es normal cuando se amamanta. Fuera de eso, si hay secreción de líquido transparente, blanco, amarillo o rojo, podría ser un síntoma de cáncer de mama.
Cambios físicos en las mamas:
Por ejemplo, tener las mamas tibias, hinchadas o rugosas como la piel de una naranja y uno o ambos pezones invertidos o con llagas.

¿Cómo influye el estilo de vida en el cáncer de mama?

Los especialistas que realizaron el informe dan algunas pautas sobre el estilo de vida que representan factores de riesgo modificables para el cáncer de mama.

  • Mantener un índice de masa corporal (IMC) saludable y evitar la ganancia de peso tras la menopausia.
  • En mujeres con sobrepeso u obesidad, se recomienda perder peso.
  • Limitar las conductas sedentarias.
  • Realizar ejercicio físico moderado-intenso repartido en 3-5 días a la semana con 150 minutos semanales de ejercicio moderado ó 75 minutos semanales de ejercicio intenso.
  • Limitar el consumo de alcohol y evitarlo sobre todo en mujeres jóvenes antes del primer embarazo.
  • En fumadoras, se aconseja reducir o eliminar el hábito tabáquico, de particular importancia en jóvenes antes del primer embarazo, como en el caso del alcohol.
  • Se recomienda la lactancia materna en la medida de lo posible.
  • Limitar el uso de tratamiento hormonal sustitutivo.

(Foto: Pexels)

Cáncer de mama en México

En América Latina, el cáncer de mama es la primera neoplasia más común en mujeres, con una incidencia de 152,059 casos anuales. La mortalidad en la región es de 43,208 defunciones con una tasa de 47.2 por 100,000 mujeres.

El cáncer de mama es el que causa más muertes en México, falleciendo una mujer cada 2 horas. En el año 2014, se registraron 11,372 casos nuevos de cáncer de mama con una tasa de incidencia de 22.56 por 100,000 habitantes mayores de 10 años.

En el grupo específico de mujeres de 25 años y más, en el año 2015 se registraron 6,252 defunciones en mujeres con una tasa cruda de 18 defunciones por 100,000 mujeres. La edad promedio de presentación de los casos de cáncer de mama es de 54.9 años, la incidencia más alta en el número de casos se registra en el grupo de 50 a 59 años con el 45% de todos los casos.

Para aprender más de...¿Cómo hacer la autoexploración para prevenir el cáncer de mama?

Rutina de prevención:
Para prevenir el cáncer de mama y mantenerse saludable se recomienda que las mujeres se hagan una autoexploración en lo senos para distinguir cualquier alteración que necesite ser revisada por un especialista para descartar o confirmar la enfermedad y poder combatirla a tiempo. Te explicamos 5 pasos para hacer la autoexploración.
La observación:
De pie frente a un espejo con el torso desnudo y en una postura derecha con los hombros rectos y los brazos junto a la cadera, se van a observar los senos y a buscar las siguientes características: mamas de tamaño, forma y color normales, es decir, sin deformaciones, bultos o inflamaciones visibles.
Con los brazos estirados:
En la postura anterior y con los brazos estirados se va observar si existe alguna de estas alteraciones de la mama: uno o ambos pezones invertidos (en vez de sobresalir, está metido), enrojecimiento, dolor, sarpullido, inflamación, líquido transparente, amarillo, blanco o rojo de uno o ambos pezones.
La palpación:
Recostada se van a palpar los senos así: con los dedos juntos y estirados y con las yemas de los dedos se va a tocar cada seno con la mano contraria; de forma firme y pausada se van a realizar palpaciones con un movimiento circular, de arriba a abajo y de un lado al otro desde la clavícula hasta la parte superior del abdomen y desde la axila hasta la parte media del pecho.
De pie o sentada:
De pie o sentada se hará la palpación con la técnica anterior. Un tip para facilitar la autoexploración es hacerlo en la ducha; algunas mujeres encuentran más sencillo tocarse los senos cuando la piel está mojada y resbaladiza.

Sigue leyendo: 

Con información de: EFE, Secretaría de Salud, IMSS, OMS