El dolor crónico se puede presentar durante la mañana, durante la noche o en todo el día, sin un horario en específico. Sin embargo, la Universidad de Harvard informa que hay un momento en el que las dolencias pueden ser mayores… independientemente de todo lo demás.

De acuerdo con Harvard, el incremento del dolor no tiene que ver con lo que padece la persona, sino con algo natural que pasa en el organismo. ¿De qué se trata? Aquí te lo contamos.

¿En qué horario puede afectar más el dolor crónico?

Harvard indica que 1 de cada 5 adultos en Estados Unidos vive con dolor crónico y sus dolencias fluctúan entre el día y la noche. A pesar de ello, hay estudios que informan que el dolor se incrementa cuando se pone el sol.

Los brotes del dolor crónico no descansan cuando la persona lo hace y en algunos casos puede llegar a ser una de sus causas de insomnio.

En palabras de la directora de servicios para el dolor del Instituto Benson-Henry de Medicina Mente y Cuerpo afiliado a Harvard, Ellen Slawsby, las hormonas tienen mucho que ver, pues la noche es la etapa donde la hormona antiinflamatoria cortisol se encuentra en su punto más bajo y las personas con dolor crónico sufren más.

Harvard advierte que todo está relacionado, pues un mal descanso afecta la capacidad del cuerpo para soportar y controlar el dolor, pero el dolor crónico provoca insomnio.

“Esto incrementa la liberación de proteínas citoquinas que se encuentran involucradas en la respuesta inflamatoria del cuerpo y hace que las personas sean todavía más sensibles al dolor", apunta Slawsby.

3 tips para descansar un poco mejor si se tiene dolor crónico, sugeridos por Harvard

  1. Hacer una rutina de relajación antes de acostarte
  2. Crear un entorno tranquilo y saludable para dormir
  3. Replantear los pensamientos y no enfocarse tanto en cuándo sucederá el dolor