Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

El 55% de mexicanos tiene hígado graso y no sabe ¿eres uno de ellos?

El hígado graso es una enfermedad metabólica que se produce por el exceso de grasa en el órgano, que puede llevar a cirrosis y cáncer de hígado

ARANTXA LÓPEZJun 07, 2022 
Tiempo de lectura: 7 mins.
¿Cuáles son las causas y consecuencias del hígado graso? (Foto: Pixabay)

Lo + leído

Más de la mitad de los mexicanos padecen hígado graso no alcohólico pero no lo saben. Para muchos, la noticia llega cuando acuden a consulta y son diagnosticados con cirrosis o cáncer de hígado, dos complicaciones comunes de la enfermedad. 

El hígado graso es una enfermedad con una gran prevalencia en la población mexicana, incluso por encima de otras partes del mundo, debido a que su aparición se asocia con la presencia del gen PNPLA3, presente en el 77% de los pacientes nacionales con el padecimiento hepático. 

A pesar de que el 55% de los mexicanos padece hígado graso, la mayoría no lo sabe porque es una enfermedad que no causa síntomas y que permite llevar una vida sin molestias aparentes, hasta el momento en que el daño hepático progrese y desencadene otros problemas de salud. Ese fue el mensaje principal que expresaron panelistas expertas en conferencia de prensa de la Asociación Mexicana de Hepatología A.C.

El evento contó con la participación de la doctora Margarita Dehesa Violante, miembro del Comité Científico de FUNDHEPA, la doctora Laura Cisneros Garza, presidenta de la Asociación Mexicana de Hepatología, la doctora Fátima Higuera de la Tijera, vocera de la Asociación Mexicana de Gastroenterología, la doctora Nayeli Cointa Flores, adscrita al departamento de Gastroenterología y miembro de la Clínica de Hígado del Instituto Nacional de Nutrición "Dr. Salvador Zubirán" y la doctora Astrid Ruíz Margáin, nutrióloga del Instituto Nacional de Nutrición "Dr. Salvador Zubirán".

 

(Foto: Especial)

El 55% de mexicanos tiene hígado graso y no sabe ¿eres uno de ellos?

El hígado graso, como lo indica su nombre, consiste en una acumulación de grasa en el órgano que con el tiempo provoca inflamación para finalmente causar fibrosis, que es la cicatrización del tejido en el hígado

La fibrosis conduce a la cirrosis, que es un daño al hígado en el que el tejido cicatrizado reemplaza al sano y evita su funcionamiento correcto. Se trata de una condición irreversible. La fibrosis también puede llevar al cáncer de hígado

De acuerdo con la doctora Cisneros, el hígado graso es la principal causa de trasplante de hígado en el mundo, una de las principales causas de consulta en unidades hepáticas y la principal causa de cirrosis hepática, superando a la causada por el exceso de alcohol, además de que se está posicionando con la primer causa de enfermedad hepática en el mundo. 

(Gif: Polygon data is generated by Database Center for Life Science(DBCLS)[2]Liver 01 animation2CC BY-SA 1.0)

¿Cómo saber si padeces hígado graso?

La enfermedad presenta una mayor prevalencia en las mujeres y se puede presentar a cualquier edad. Los niños y los adultos pueden padecerla por igual. No presenta síntomas y por eso queda en manos de los pacientes hacer una autovaloración que los ayude a identificar si presentan factores de riesgo que los predisponen a padecerla. 

“No busquemos síntomas, busquemos factores de riesgo metabólico”, señala la doctora Higuera, que agrega cuál es es el perfil de una persona en riesgo de padecer hígado graso

  • Sobrepeso
  • Obesidad
  • Cintura mayor a 88 cm en hombres y 102 en mujeres
  • Triglicéridos altos
  • Colesterol LDL alto y colesterol HDL bajo 
  • Antecedentes familiares de hígado graso
  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Apnea del sueño
  • Estilo de vida sedentario y mala alimentación

(Foto: https://www.myupchar.com/enDepiction of a man suffering from fatty liver, Traducción por Ara4, CC BY-SA 4.0)

¿Cómo se diagnostica el hígado graso y cuál es el tratamiento?

Las últimas encuestas de Salud y Nutrición indican que el 75% de la población mexicana padece sobrepeso y obesidad, dato que explica la prevalencia de la enfermedad hepática. Aunque es importante destacar que las personas delgadas y con un índice de masa corporal adecuado también son susceptibles de desarrollar hígado graso

Si una persona reconoce alguno o varios de los factores de riesgo previamente mencionados, lo ideal es acudir al doctor para pedir que se realicen estudios de laboratorio que puedan diagnosticar o descartar la enfermedad. Los más comunes son la química sanguínea de 24 elementos, pruebas de la función hepática y ultrasonidos para observar la cantidad de grasa en el órgano. 

Actualmente no existe un tratamiento específico para la enfermedad. Lo que ayuda a controlarla y en los mejores casos revertirla es modificar el estilo de vida y adoptar una alimentación saludable y ejercicio. 

(Foto: Pixabay)

Dieta mediterránea o DASH, las mejores para el hígado graso

En ese sentido, la nutrióloga Astrid Ruíz explica que los pacientes con hígado graso deben llevar una dieta baja en grasa y con déficit hipocalórico con el objetivo de perder peso. Ella recomienda adoptar la dieta mediterránea o la dieta DASH, las dos son similares y priorizan el consumo de frutas, verduras y legumbres. La reducción de peso es el único tratamiento comprobado para tratar el hígado graso, coinciden las especialistas. 

Al respecto, la doctora Cisneros retoma un estudio y señala que cuando se reduce el 5% del peso total se logra bajar la grasa; si se disminuye a un 7% se reduce la inflamación y un 10% ayuda a disminuir la cirrosis. El hígado es el único órgano que se puede regenerar, por lo que es importante bajar de peso para detener la enfermedad. 

La nutrióloga advierte de las dietas de moda como las desintoxicantes o los suplementos herbales que ayudan a bajar de peso. Dice que no existe ningún producto milagro que pueda combatir la enfermedad, y en todo caso, su uso empeora la salud del hígado. Ni el jugo verde ni el extracto de té verde, que de hecho puede ser tóxico, van a combatir enfermedades. 

Por su parte, la doctora Cointa considera que una parte esencial sobre la concientización de la enfermedad del hígado graso es que haya una mayor educación e información desde el ámbito médico y el escolar a fin de fomentar estilos de vida saludables. 

SIGUE LEYENDO:

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda