Si eres de los que se va a dormir con la panza llena,  mejor ten cuidado porque una nueva investigación encontró que cenar 2 horas o menos antes de acostarse incrementa en un 50% el riesgo de padecer diabetes.

El estudio fue realizado por la Universidad española de Murcia en colaboración con la universidad de Harvard y el hospital general de Massachusetts y fue liderada por la catedrática Marta Garaulet. En el mismo se encontró que tomar alimentos poco tiempo antes de irse a dormir afecta la tolerancia a la glucosa en todos, pero especialmente en personas con una predisposición genética en el receptor de la melatonina denominada MTNR1B.

Para aprender más de...8 conceptos de la diabetes que tienes que conocer

1. Glucosa sanguínea
La glucosa es un tipo de azúcar que las células utilizan como fuente de energía. El cuerpo la produce y la envía a la sangre. Así, la glucosa sanguínea se refiere al nivel de azúcar de la sangre y suele medirse en miligramos por decilitro (mg/dL).
2. Glucómetro
Es un dispositivo que mide el nivel de azúcar en la sangre mediante una punción en la yema del dedo para medir los niveles de glucosa sanguínea.
3. Hiperglucemia e hipoglucemia:
Es un término médico empleado para contabilizar los niveles de glucosa sanguínea en la sangre. Por lo general, la hiperglucemia es más de 160 mg/dL, lo que es un nivel elevado. La hipoglucemia suele ser inferior a 70 mg/dL.
4. Efecto Somogyi
También llamado "efecto rebote", se produce cuando la glucosa en sangre sube mucho después de haber estado muy baja, normalmente mientras se está dormido. Esto se puede evitar tomando un tentempié por la noche o ajustando la insulina.
5. Insulina
Es La hormona que ayuda a las células a utilizar la glucosa. Si el páncreas no la produce o no puede producirla en cantidad suficiente, puede administrarse insulina artificial.
6. Bomba de insulina
Es un dispositivo con un tubo fino que lo conecta a una aguja que va justo debajo de la piel. La bomba administra un goteo de insulina durante todo el día para ayudar a mantener la glucemia estable.
7. Resistencia a la insulina
Es cuando células no utilizan de manera correcta la insulina. La resistencia a la insulina suele ser imperceptible, pero conduce a la prediabetes y la diabetes porque la glucosa no puede pasar de la sangre a las células.
8. Prediabetes
Se refiere a la glucosa en sangre más alta de lo normal pero no lo suficientemente alta como para ser diabetes. Si la padeces, tienes más probabilidades de padecer diabetes de tipo 2.

¿Dormirse con la panza llena aumenta al 50% el riesgo de diabetes?

En la investigación que además fue financiada por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, se descubrió que la razón detrás del riesgo de diabetes por irse a dormir momentos después de haber cenado, se encuentra en la melatonina endógena, sustancia que se genera durante la noche cuando el cuerpo se prepara para descansar. 

La melatonina endógena juega un rol clave en la alteración de los niveles de glucosa que se producen en el metabolismo. Además, debido a la presencia de la melatonina es que las personas con la variable genética ya mencionada presentan una secreción reducida de insulina por parte del páncreas cada vez que se ingiere alimentos en horas cercanas a la conciliación del sueño.

También se informó del hallazgo en el que en presencia de alimentos, la melatonina provoca que el páncreas reduzca la producción de insulina, lo que hace que aumente el nivel de azúcar en la sangre y por consiguiente, se pueda desarrollar diabetes.

Para aprender más de...La diabetes: ¿Cuántos tipos hay realmente?

¿Qué es lo que causa la diabetes?
Es una enfermedad crónica en la que el cuerpo no produce la hormona insulina que ayuda a transformar la glucosa (azúcar) en la energía que el cuerpo necesita para funcionar bien. Entonces, los niveles de azúcar en la sangre son muy elevados lo que ocasiona problemas graves de salud y hasta la muerte. Estos son los 4 tipos de diabetes y sus riesgos.
(Foto: Manu5, Type 1 Diabetes Mellitus, CC BY-SA 4.0)
Diabetes tipo 1: Enemiga de niños y adolescentes
Es el único tipo de diabetes que no se puede prevenir con una buena alimentación y ejercicio ya que es una enfermedad autoinmune. Ataca principalmente a niños y adolescentes. Sus síntomas son: la sed excesiva, la orina frecuente, la fatiga y la pérdida de peso. Según datos de 2019 de la Federación Internacional de Diabetes (FID) en México 26 mil 578 niños de 0 a 19 años la padecen.
(Foto: Manu5, Type 2 Diabetes Mellitus, CC BY-SA 4.0)
Diabetes tipo 2: La que se previene es la que más se tiene De todas es la más común, representa el 90% de los casos mundiales. Se debe principalmente al sobrepeso y la obesidad. No tiene síntomas y de no diagnosticarla y controlarla puede provocar graves daños a la salud como enfermedades del corazón, amputación de extremidades, daño renal, ceguera o apnea del sueño.

Diabetes gestacional
La placenta produce hormonas que hacen que las células generen resistencia a la insulina y aunque la madre se medique, ella y su bebé corren un alto riesgo de sufrir un parto de alto riesgo pues el bebé crece más de lo que debería y puede lastimar o ser lastimado al nacer. Inclusive, años después ambos pueden desarrollar diabetes tipo 2.
La prediabetes
Es el antecedente próximo a desarrollar diabetes pues los niveles de glucosa en la sangre son elevados pero no lo suficiente como para tener un diagnóstico formal. La prediabetes eleva el riesgo de padecer diabetes tipo 2, problemas cardíacos y derrames cerebrales. Según la FID, en el mundo 373.9 millones de adultos la tienen. Se puede evitar adquiriendo hábitos más saludables.

(Foto: BruceBlausBlausen 0309 Diabetes Type2CC BY 3.0)

En estudios anteriores hechos por Marta Garaulet se estableció que una cena tardía es la que se toma hasta dos horas antes de acostarse, pues 30 minutos antes de irse a dormir es cuando el cuerpo comienza a producir melatonina. Pero gracias a este nuevo estudio es que se pudo establecer la relación entre la insulina del páncreas y la melatonina.

La diabetes es una enfermedad crónica no transmisible que ocurre cuando hay un nivel elevado de azúcar en la sangre debido a un mal funcionamiento de la hormona insulina que es producida por el páncreas. La diabetes tipo 2 es la más común en el mundo y se relaciona con el sobrepeso y la obesidad, además de que padecerla implica graves riesgos para la salud que van desde la ceguera, la amputación de los pies y la muerte. 

La diabetes es la tercera causa de muerte en México, con 74, 418 fallecimientos en el primer semestre del 2021. 

Para aprender más de...La relación entre el covid-19 y la diabetes

Además de las secuelas físicas y mentales que deja la infección por coronavirus en el organismo de las personas contagiadas, expertos en materia de salud, específicamente del campo de la diabetes, anticipan un aumento importante en los casos de diabetes tipo 1 y tipo 2 relacionados directamente con el covid-19. Estas son las razones:
Ola de diabetes:
Andrew Boulton, el presidente de la Federación Internacional de Diabetes, señala que se estima el diagnóstico de 200,000 nuevos casos de diabetes para finales del 2022 como resultado directo de la pandemia actual. Se plantean tres principales razones.
Visitas al doctor:
Uno de los principales factores es que a causa del confinamiento muchas personas no han realizado exámenes de detección oportuna de la diabetes por lo que hay muchos casos de la enfermedad sin diagnosticar. Lo anterior resulta peligroso pues la prevención y el tratamiento temprano es esencial para evitar las complicaciones de la diabetes.
Aumento de peso:
La diabetes tipo 2 es consecuencia directa del sobrepeso y la obesidad, condiciones que también han aumentado a causa del confinamiento. Muchas personas subieron de peso por factores relacionados a la pandemia como el estrés, la ansiedad, la depresión, el encierro y el cierre de instalaciones para realizar actividad física.
La infección por covid:
Estudios recientes han encontrado que el covid-19 puede provocar diabetes. Se ha encontrado que el SARS-CoV-2 se aloja e infecta las células beta, que se encuentran en el páncreas y son las responsables de la secreción de insulina. Este fenómeno provoca la muerte de dichas células en algunos casos, y en otros la reducción de la producción de insulina, lo que provoca diabetes tipo 1.

Sigue leyendo: 

Con información de: EFE