Especialistas del National Health Service del Reino Unido encontraron dos síntomas de la viruela del mono que no se habían visto antes: sífilis y dolor de amígdalas.

Sus descubrimientos fueron publicados en The BMJ y los autores señalan que también se pudo ver manifestaciones como dolor rectal y edema de pene.

Nuevos síntomas de viruela del mono: cada vez se aprende más de la enfermedad

Dentro de la investigación se puede leer que se examinó a 197 personas y todos presentaron lesiones mucocutáneas, más frecuentemente en los genitales (56.3%) o en el área perianal (41.6%). El 86.3% (170 de ellos) enfermedad sistémica (linfadenopatía, fiebre y mialgia)

Los nuevos síntomas que se pudieron ver, según esta revista científica son:

  • 71 (36.0%) informaron dolor rectal
  • 33 (16.8%) reportaron dolor de garganta
  • 31 (15.7%) tuvieron edema de pene
  • 27 (13.7%) presentaban lesiones orales
  • 9 (4.6%) padecían signos amigdalinos
  • 70 de los 195 (35.9%) tenían infección por VIH concomitante

“Un hombre de 40 años con antecedentes de VIH, presentó por primera vez lesiones vesiculares en la base del pene pero lo atribuyó al afeitado. Después desarrolló fiebre, linfadenopatía cervical, dolor de cabeza, fatiga y pérdida de apetito”, describen los expertos.

Posteriormente tuvo lesiones en la cara, las manos, el torso, los muslos y el cuerpo del pene

¿Qué son las amígdalas y por qué son importantes?

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos informa que las amígdalas son ganglios linfáticos ubicados en la parte posterior de la boca y en la parte de superior de la garganta.

Su función es ayudar en la erradicación de las bacterias y otros microrganismos para prevenir infecciones en nuestro cuerpo.

Algunos síntomas de la amigdalitis (inflamación de las amígdalas) son:

  • Dificultad para pasar comida
  • Dolor de oído
  • Escalofríos, fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de garganta que dura más de 48 horas
  • Sensibilidad de la garganta y la mandíbula

¿Qué es la sífilis?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) indican que la sífilis es una enfermedad de transmisión sexual que puede provocar complicaciones a largo plazo o la muerte, si no es tratada de manera adecuada.

Esta enfermedad se puede contraer mediante el contacto directo con una llaga de sífilis durante las relaciones sexuales vaginales anales u orales. Dichas llagas pueden estar en el pene, la vagina, el ano, el recto o los labios y la boca.

Sus síntomas se dividen en fases, explican los CDC:

  • Primaria: se puede ver una llaga que por lo general es firme, redonda y no causa dolor ni molestias
  • Secundaria: parece que la llaga se fue, pero no es así. Los CDC apuntan que existe la posibilidad de que la persona tenga erupciones en la piel o llagas en la boca, la vagina o el ano (también se les dice lesiones de la membrana mucosa).

Los centros añaden que esta fase suele empezar con la aparición de una erupción en una o más áreas del cuerpo. Dichas erupciones pueden aparecer cuando la llaga primaria está curándose o varias semanas después de que se haya quitado y curado

  • Latente y avanzada: todos los síntomas que el afectado tuvo antes desaparecen y entonces comienza la fase avanzada.

De acuerdo con los CDC, los síntomas de la fase avanzada de sífilis incluyen:

  • dificultad para coordinar movimientos musculares
  • parálisis
  • Entumecimiento
  • Ceguera
  • Demencia

“En las fases avanzadas de sífilis, el padecimiento daña los órganos internos y puede causar el deceso"