Científicos de la Universidad Tongji, de Shanghai, China, crearon un cubrebocas capaz de detectar si una persona se encuentra enferma con la covid-19. Dicho cubrebocas también puede avisar a las personas en sus celulares si existen microorganismos infecciosos en la zona en la que se encuentran.

Detectar el virus no toma mucho tiempo: basta con 10 minutos y en dicho tiempo se puede saber si las personas tienen partículas infecciosas en la saliva cuando tosen, estornudan o hablan y si tienen riesgo de contagio.

La llegada de la tecnología en los cubrebocas no es nueva: en junio de 2022, especialistas del Rensselaer Polytechnic Institute de Nueva York, Estados Unidos, crearon cubrebocas que eliminan los virus y pueden proteger a las personas.

Los elementos de la Universidad de Tongji explican que se trata de un cubrebocas con un pequeño sensor equipado con aptámeros, que es un tipo de molécula sintética capaz de identificar proteínas únicas de patógenos.

“Las ventajas del límite de detección bajo, la respuesta rápida (10 min) y el análisis multicanal hacen del cubrebocas bioelectrónico una plataforma de detección versátil para diversas enfermedades respiratorias infecciosas", explican los expertos en el journal Matter.

"La integración de la tecnología de internet de las cosas facilita la detección in situ en tiempo real del aire circundante"

Cubrebocas que eliminan virus, un nuevo aliado contra el coronavirus

Investigadores del Rensselaer Polytechnic Institute de Nueva York, Estados Unidos, desarrollaron unos cubrebocas que eliminan virus y protegen a las personas de cualquier partícula presente en el medioambiente.

Se trata de una manera accesible de hacer que los cubrebocas N95 no solo sean barreras efectivas contra los gérmenes, sino también asesinos de gérmenes. ¿Cómo se hicieron estos cubrebocas que eliminan virus? Aquí te lo contamos.

Para crear los cubrebocas que eliminan virus, los especialistas del Instituto Politécnico Rensselaer injertaron con éxito polímeros antimicrobianos de amplio espectro en los filtros de polipropileno que se usan en los cubrebocas N95.

“Unimos covalentemente polímeros de amonio cuaternario antimicrobianos a las superficies de fibra de telas de polipropileno no tejidas usando injertos iniciados por ultravioleta”, explica la profesora adjunta de ingeniería química y biológica y miembro del Centro de Biotecnología y Estudios Interdisciplinarios de Rensselaer, Helen Zha.

En realidad fue una química realmente simple la que usamos para crear este recubrimiento de polímero que no se filtra y que puede erradicar virus y bacterias rompiendo su capa exterior

El instituto menciona en su sitio web que los autores solamente usaron luz UV y acetona en su proceso. Estos dos materiales se encuentran ampliamente disponibles con la finalidad de que la capa sea fácil de implementar.

Además, el proceso se puede aplicar a filtros de polipropileno ya fabricados, en lugar de requerir el desarrollo de otros nuevos.

“La persona puede utilizar un cubrebocas N95 inalterado junto con otra capa de polipropileno con el polímero antimicrobiano en la parte de arriba. Más adelante, los fabricantes podrían hacer cubrebocas que eliminan virus con el polímero antimicrobiano incorporado en la capa superior”, concluyen los expertos.