A pesar de que la artritis reumatoide y la artritis psoriásica son enfermedades autoinmunes inflamatorias que se presentan cuando el cuerpo ataca por error los tejidos sanos y las articulaciones, tienen ciertas diferencias. Existe una diferencia entre tipos de artritis y aquí te la explicamos.

¿Cómo puede una persona saber que tiene artritis psoriásica o reumatoide? Aquí te decimos la distinción entre ambas.

¿Cuál es la diferencia entre tipos de artritis?

Una de las diferencias entre la artritis psoriásica y reumatoide está precisamente en el nombre. Mayo Clinic indica que la artritis psoriásica afecta a algunas personas con psoriasis y que la mayoría de estas tienen el padecimiento antes de recibir el diagnóstico de artritis.

Por su parte, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) mencionan que la artritis reumatoide ataca principalmente las articulaciones y generalmente son muchas a la vez. Comúnmente, el padecimiento afecta las manos, las muñecas y las rodillas.

También hay diferencia entre tipos de artritis con los factores de riesgo, pues las edades de los más afectados cambian.

Artritis reumatoide:

  • Edad: es más común en personas de 60 años o más
  • Sexo
  • Genética
  • Fumar
  • Historia de nacidos vivos
  • Exposición a edad temprana
  • Obesidad

Artritis psoriásica:

  • Psoriasis
  • Antecedentes en la familia
  • Edad: Mayo Clinic señala que la artritis psoriásica ocurre con más frecuencia en adultos entre los 30 y los 55 años

Diferencia entre los síntomas de ambas enfermedades

Algunos síntomas de estos dos tipos de artritis pueden parecer familiares, pero existen otros que son distintos.

Los CDC informan que los síntomas de la artritis reumatoide incluyen:

  • Dolor en una o varias articulaciones
  • Rigidez en más de una articulación
  • Sensibilidad e hinchazón
  • Los mismos síntomas en ambos lados del cuerpo
  • Fiebre
  • Pérdida de peso
  • Cansancio
  • Debilidad

Por su parte las personas con artritis psoriásica pueden llegar a presentar:

  • Dedos hinchados en manos y pies
  • Dolor en los pies
  • Dolor en la región lumbar de la espalda
  • Inflamación ocular
  • Cambios en las uñas

Para ninguna de las dos existe cura en la actualidad y el tratamiento consiste en aliviar los síntomas.