Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja & sexo
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2021 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

"Después de la covid empecé a ver menos": la historia de Elsa

En el Día Mundial de la Visión, que se conmemora el segundo jueves de cada octubre (14 de octubre de 2021).

INGRID SILVAOct 13, 2021 
Tiempo de lectura: 8 mins.
Fotografía: EFE Salud

Lo + leído

Elsa tuvo covid; recuerda como covid le quitó la voluntad durante treinta días pues estuvo todo un mes sin fuerzas y una de las secuelas de la enfermedad que más le preocupa es la visión disminuida. “Mi visión disminuyó, es lo que puedo decir, no tengo dolor en los ojos, tampoco veo borroso pero ya no veo igual”. 

En el Día Mundial de la Visión, que se conmemora el segundo jueves de cada octubre (14 de octubre de 2021), este año se analizan fenómenos nuevos respecto de los males que afectan la capacidad de ver de las personas. 

Con motivo de la pandemia, ahora hay que revisar si el virus no dejó secuelas en la visión y sí las hay, atenderlas lo más pronto posible. 

Día Mundial de la Visión: "Después de la covid empecé a ver menos"

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo hay aproximadamente 180 millones de personas con algún tipo de discapacidad visual, de todas ellas un total entre 40 y 45 millones son totalmente ciegas. Por otro lado, en México la ceguera es la segunda causa de incapacidad aunque se sabe que más del 80% del total de casos en el mundo pueden ser prevenidos o curados si se tratan a tiempo

De ahí la importancia de acudir al oftalmólogo de acuerdo con las necesidades de pacientes con enfermedades crónico-degenerativas

La ceguera es la forma más grave de discapacidad visual, ya que reduce la facultad de realizar actividades cotidianas y afecta la calidad de vida de las personas, así como sus posibilidades de interacción con su entorno. La OMS señala además que en México, 60% de personas con discapacidad visual son adultos de 30 años o más, pero la pérdida de visión puede afectar desde edades tempranas.

Información publicada por optometristas.org advierte que justo ahora están en desarrollo múltiples pruebas y estudios de medicamentos para lograr un tratamiento eficaz contra la covid-19 y también para conocer más de su repercusión en la salud visual pues las afecciones visuales han sido claves en otras ocasiones para identificar nuevas enfermedades:

“Los investigadores han señalado que los coronavirus son capaces de producir un amplio espectro de manifestaciones oculares desde patologías del segmento anterior como la conjuntivitis y la uveítis anterior hasta afecciones que amenazan la vista como la retinitis y la neuritis óptica. Además, advierten que puede ser prudente reconocer que los CoV también pueden desarrollar mutaciones in vivo que alteran drásticamente las manifestaciones de la enfermedad”.

En ese sentido, entrevistada para Sumédico.com, la doctora Leonor Hernández Salazar, jefa de Retina del servicio de Oftalmología del Centro Médico Nacional “20 de noviembre” y miembro de la Sociedad Mexicana de Oftalmología, explica que hay hallazgos importantes que son secundarios al covid-19; el virus principalmente puede afectar generando una conjuntivitis de tipo viral

“Si ustedes recuerdan cuando nos da gripa, nuestros ojos lagrimean, entonces en covid es una asociación similar; el virus genera una conjuntivitis viral como tal. Se han encontrado desafortunadamente cambios en la retina y en el nervio del ojo, secundarios a covid, es decir, podemos tener una retinopatía secundaria a covid o bien una neurititis o neuropatía secundaria a covid”.

La doctora señala que los pacientes recuperados de covidque aún presentan afectaciones o síntomas inusuales en la visión deben acudir a una valoración con un oftalmólogo para determinar qué fue lo que pasó y recibir un tratamiento para esas secuelas.

La historia de Elsa: secuelas de covid y una cirugía en su futuro

Elsa tiene 42 años y es madre de una niña de 11 años a la cual, según cuenta, no pudo cuidar durante el tiempo que la covid la afectó y hoy en día, las secuelas de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus son una nueva preocupación:

“Aún siento presión en el pecho, no pude hablar los primeros días de contagio, nunca había sentido nada similar y mis ojos simplemente ya no son los mismos; veo menos que antes de contagiarme y el oftalmólogo con el que fui también me revisó y me dijo que tengo cataratas pero en mi control médico pasado, no las tenía, ahora desenfoco y me preocupa que esto avance”.

Las preocupantes secuelas de covid no se parecen a ninguna otra enfermedad, dice Elsa.

“Nunca había sentido nada similar. Sin apetito, una semana con fiebre, dolor de cabeza. Todo el tiempo quería pensar que era otra cosa, hasta que tuve el resultado. Positivo, la covid me quitó la voluntad durante treinta días y también dañó mis ojos”.

Elsa continúa visitando a especialistas, entre ellos a un oftalmólogo y también se ha vacunado ya. 

“Aseguro que esas semanas no las olvidaré jamás. Cada uno puede pensar lo que quiera. Yo viví unos días terribles. Hoy con dos dosis de vacuna espero que si me contagio nuevamente, sea más leve porque no quiero pasar otra vez por lo mismo”.

La madre de familia sugiere hacerse estudios posteriores a la covid

“Yo me hice todos los chequeos post-covid. En cuanto a la vista, el oftalmólogo me recetó anteojos con más aumento y me dijo que voy a tener que operarme de cataratas en algún momento”.

Cambios de hábitos en la pandemia afectan la salud visual

La doctora Hernández explica que con la pandemia de covid-19 se presentó un cambio de hábitos en lo general pues desde el inicio se limitó el acceso a revisiones para evitar salir a la calle y tener contagios, lo cual pudo agudizar enfermedades visuales como la retinopatía diabética y la degeneración macular. 

Por otro lado, Hernández también "pone sobre la mesa" dos temas importantes: el home office y las clases en línea o clases virtuales. 

“Lo que sugerimos como especialistas es que tanto los chicos como los adultos que trabajan de esta manera, se hagan una revisión para definir si requieren algún tipo de graduación y que cada 20 minutos las personas tengan algún movimiento de sus ojos. Puede ser que mantengamos la vista fija hacia otro lado que no sean las pantallas de aparatos electrónicos como la computadora o celular y tableta. Lo importante es descansar la vista, viendo hacia otro punto”.

Así, la doctora recomienda que aquellos que se encuentren en una modalidad virtual ya sea de trabajo o escolar, tengan un descanso de las pantallas cada 20 ó 30 minutos y regresar a las actividades.

“También es importante que después de las jornadas de trabajo se tenga poco de lectura con luz solar o junto a una ventana para evitar el cansancio visual”.

¿Tienes alguno de estos síntomas? Acude con un especialista

Hernández además comparte algunas señales importantes que deben ser identificadas y requieren atención de un especialista:

-Sensación de “basurita” en los ojos

-Ardor

-Ojo rojo.

De los anteriores, la especialista también aclara que es importante evitar el uso de gotas para los ojos como tratamiento de estos problemas pues pueden generar graves consecuencias:

“No se deben usar las gotas que venden en las farmacias para estos problemas o luego usan té de manzanilla o gotas de manzanilla pero es astringente entonces en lugar de lubricar sus ojos los resecan más. Yo sugiero entonces que ante cualquier molestia se consulte a un oftalmólogo”.

Mexicanos enfrentan reto de enfermedades visuales: millón y medio quedarían ciegos por diabetes

Hernández Salazar quien también es miembro de la Asociación Mexicana de Retina, refiere que desafortunadamente la atención oftalmológica la buscamos hasta que tenemos un problema pues no se busca una revisión previa a padecimientos o los estudios que se hacen cada año y es desde la cuarta semana de vida que todos los bebés deberían tener una revisión oftalmológica:

“Es desde ese momento que podemos detectar enfermedades que pueden afectar la salud visual y dar un tratamiento oportuno.  Ya cuando hablamos de edad escolar, a partir de los 5-6 años, requieren una revisión oftalmológica pues es cuando acuden a la escuela y es necesaria una valoración por ejemplo, del uso de anteojos. 

“Después serán importantes las revisiones regulares también y es a partir de los 40 años que se requiere una revisión visual anual pues comienzan a aparecer otro tipo de padecimientos como cataratas, glaucoma, retinopatía diabética y a partir de los 55 a 60 años de edad, la degeneración macular asociada a la edad que es una enfermedad que puede dejas secuelas importantes en los pacientes, incluso la ceguera. La revisión es clave”.

Por otro lado, la doctora Hernández también explica que desafortunadamente México es un país que tiene una gran cantidad de pacientes diabéticos, una enfermedad que afecta gravemente los órganos visuales:

“Al menos 13 millones de mexicanos van a padecer diabetes y esta enfermedad cada vez es más frecuente en jóvenes entre 30 y 35 años de edad, una edad productiva. Más o menos se calcula que 4 millones de esos 13 millones tendrán algún grado de retinopatía diabética y de éstos, más o menos un millón y medio pueden tener una pérdida severa de la visión, es decir, quedarían ciegos ya sea por la retinopatía o la complicación de la retinopatía diabética que es el edema mácula diabético”.

Otra de las enfermedades de la vista más frecuente en los mexicanos es la degeneración macular asociada con la edad que se presenta entre los 55 y 60 años de edad. 

“Desafortunadamente afecta el centro de la visión, cuando tenemos la variedad húmeda, es decir que se desarrollan vasos sanguíneos malos que se denomina neovascular, los pacientes pueden notar una mancha al centro de su visión, distorsión de las formas, no definen las líneas completamente, tampoco la cara de sus familiares o amigos y les resulta imposible la lectura. Provoca una alteración severa en la vida diaria”.

Además de lo anterior, otra de las enfermedades que también se presentan con mucha frecuencia es el glaucoma y la catarata que puede generar ceguera irreversible. Así, los cuatro padecimientos visuales más frecuentes en la población mexicana son: retinopatía diabética, degeneración macular asociada con la edad, glaucoma y retinopatía”.

¿Hombres o mujeres? 

La doctora Hernández dice que la retinopatía y edema macular afectan por igual a hombres y  mujeres; la degeneración macular afecta ligeramente más a las mujeres, entre otras causas porque la esperanza de vida es mayor para la mujer y las mujeres acuden más a revisarse que los hombres. Glaucoma y cataratas también afectan por igual a hombres y mujeres, por ello, debemos conocer antecedentes de nuestros padres sobre glaucoma, diabetes, degeneración mácular y a partir de los 35 a 40 años de edad es importante comenzar a acudir con un especialista.

“Es ir con un oftalmólogo, ya sea en hospitales públicos, como en el ISSSTE, IMSS, Secretaría de Salud y también hay hospitales que se dedican a la atención oftalmológica exclusivamente como el Hospital de la Luz, el “Conde de Valenciana” o la Asociación para evitar la Ceguera y también pueden acudir con algún oftalmólogo de manera particular o privada”.

La doctora insiste en que es importante acudir con un oftalmólogo y explica la diferencia entre oftalmólogo y optometrista

“Aquí quisiera recalcar, no es lo mismo un oftalmólogo que un optometrista pues la gente suele confundirse: un oftalmólogo es un médico especializado en oftalmología que ya hizo seis o siete años de carrera de medicina general y aparte otros 3 o 4 años de especialidad en Oftalmología, y en el caso del optometrista, hizo una licenciatura en Optometría y ayuda a determinar la mejor graduación posible pero el que está autorizado para indicar tratamientos y hacer cirugías es el oftalmólogo”.

¿Cuándo comenzar a revisar la salud de los ojos?

Un importante señalamiento que la doctora refiere es que en la cartilla de vacunación infantil ya se pueden encontrar recomendaciones para consultas periódicas. 

“En cuanto nace un bebé, al mes de edad debe llevarse a consulta con un oftalmólogo y si se encuentra una patología, se decidirá si tendrá una o dos consultas cada año. Si notan que su niño a partir de los 6 meses de edad presenta desviaciones en alguno de sus ojitos o en los dos, ya sea hacia adentro, hacia afuera, hacia arriba o hacia abajo, es decir que viendo al frente no se ve hacia frente, se debe llevar de inmediato al oftalmólogo, no debemos esperar a que crezca más o maduren los órganos, no, es llevarlo con el especialista”.

En niños de entre tres y cuatro años se debe cuidar lo siguiente, según Hernández:

“Otra observación que los padres pueden hacer en niños mayores entre los tres y cuatro años es que si notamos que los niños se acercan mucho a los objetos para revisarlo, se cansan mucho, se tallan los ojos, les cuesta leer el pizarrón o en la computadora, aunque a esas edades es común que presenten conjuntivitis pues se tallan los ojos o por alguna otra situación, debemos llevarlos con un especialista además de evitar que tallen los ojos”.

Finalmente, la doctora insiste en la prevención como base para evitar ceguera irreversible pues los pacientes diabéticos e hipertensos recientemente diagnosticados deben ser revisados:

“Ahora hay unos tratamientos en los que estamos aplicando una molécula especial que puede ayudarnos a tratar las enfermedades como el edema macular diabético y la degeneración macular asociada con la edad; es un medicamento, inyectamos una porción del anticuerpo dentro del ojo y de esa manera controlamos la enfermedad, evitamos que los pacientes continúen perdiendo la visión, pero lo importante es que los pacientes acudan a tiempo a revisarse para determinar sus necesidades de tratamiento o vigilancia. 

“Debemos crear la cultura de atendernos de manera anual, llevar a nuestros hijos a revisarse y de esa manera tener un tratamiento a tiempo y no tener este porcentaje tan alto como en diabetes que 1 de cada 3 pacientes con esta enfermedad crónica pueden quedar ciegos si no se atienden a tiempo. Hay tratamientos como láser que podemos utilizar, que dan muy buenos resultados y promovemos que el paciente pueda seguir siendo útil y permanecer funcional por muchos años”.

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda