La piel de las personas con diabetes, suele ser muy delicada, y requiere de cuidados específicos, que permitan no solo evitar complicaciones y reducir los riesgos de problemas graves, sino que también ayuden a mejorar su apariencia y su estado.

(foto: freepik)

Es muy importante cuidar la piel en personas con diabetes

La piel es responsable de proteger al organismo de la entrada de partículas o agentes externos que se pueden considerar como patógenos, ya que funciona como un sistema de defensa, por lo que es sumamente importante cuidarla de manera adecuada.

En el caso de quienes padecen diabetes, el aumento de los niveles de azúcar en la sangre lleva a que su piel se vea afectada y que sean más vulnerables a desarrollar otro tipo de problemas en la piel, como dificultad para la cicatrización, ampollas, e incluso úlceras.

Estas afecciones, a su vez, pueden tener complicaciones más graves, como infecciones, e incluso daños irreversibles en alguna parte del cuerpo que, en ocasiones, requieren que sean amputados.

(foto: freepik)

Las 5 claves del cuidado de la piel con diabetes

Si bien cuidar la piel de alguien con diabetes es muy importante, tampoco se trata de algo demasiado complicado, ya que según expertos, existen al menos cinco claves básicas para lograr una piel sana, reduciendo los riesgos de problemas graves:

  • No te duches por mucho tiempo, ni con agua muy caliente, ya que puede propiciar la resequedad de la piel, dejándola más débil y vulnerable contra contaminantes o agentes externos, facilitando problemas como infecciones.
  • Procura que tu piel esté hidratada siempre, ya que esto ayudará contra uno de los principales problemas ocasionados por la diabetes, que es la resequedad de la piel, y puede derivar en complicaciones como infecciones o problemas al cicatrizar.
  • Evita irritantes, como jabones o cremas que podrían dañar la piel; se recomiendan cremas o champús suaves, que no tengan fragancias, ni parabenos. Para ducharte, es mejor que elijas jabones en gel que estén especialmente diseñados para humectar e hidratar la piel.
  • Mantén los pies limpios, pero también secos, para así evitar la acumulación de bacterias o agentes que pueden ser dañinos; además, hacerlo te permitirá revisarlos frecuentemente y evitar el desarrollo de problemas como el pie diabético.
  • No te rasques, ni frotes tu piel, pues al hacerlo estarás arriesgándote a lesionarla y crear heridas que, por la diabetes, pueden ser un factor de riesgo muy importante para desarrollar infecciones.

(foto: unsplash)

Pero además, hay que considerar otros aspectos

La Federación Mexicana de Diabetes, recuerda que además de estos cuidados generales, es necesario que tengas en cuenta otros factores, principalmente el control del azúcar (glucosa) en la sangre, pues es importante mantenerla en los valores necesarios y establecidos por el médico especialista, para así evitar tener problemas en la piel.

Sin embargo, eso no es todo, ya que es necesario que consideres otros puntos importantes a la hora de cuidar tu piel si tienes diabetes, como los son:

  • No uses tantos productos en la piel o tu cabello, pues esto podría aumentar las probabilidades de que tu piel se irrite y se dañe.
  • Consulta siempre con un dermatólogo, para que brinde las recomendaciones adecuadas según tu condición y tu caso.
  • No atiendas las heridas o lesiones en casa, siempre acude con un médico especialista para que pueda atenderte.
  • Revisa y seca bien tu cuerpo, principalmente en zonas donde pueda retenerse la humedad (debajo de los brazos, el pecho, entrepierna, dedos de los pies).
  • Procura no estar en ambientes muy secos que pueden afectar la hidratación de la piel.

(Con información de: Federación Mexicana de Diabetes, Secretaría de Salud, Cerave, Mejor con Salud.)