Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

“Cuando la gente dice que huele a gas yo no lo percibo; tuve covid"

Cecilia Espinosa, especialista en otorrinolaringología señala que al principio de la pandemia, la mayoría de los pacientes covid tenían problemas de olfato

SUSANA CARRASCOFeb 25, 2022 
Tiempo de lectura: 14 mins.

Lo + leído

Mariana, una joven de 25 años, perdió el olfato por covid cuando se contagió en octubre de 2021. Lo grave es que cuatro meses después, sigue sin recuperarlo y asegura que no percibe aromas que antes le parecían fuertes, como el olor a gas, a humo o a drenaje.

“Tengo que revisar bien las llaves del gas porque si hay una fuga, yo no me daría cuenta, no percibo ese aroma. Los perfumes tampoco los percibo bien, de los que antes me olían muy dulce ahora tengo que ponerme muy poco porque si no exagero. Me frustra no saber a qué huelo ni percibir a qué huele mi ropa cuando la lavo”, cuenta en entrevista con SuMédico.

(Mariana, paciente con anosmia

Todo comenzó cuando una noche Mariana dejó la ventana abierta y como había estado lloviendo, al día siguiente amaneció con malestar, se sentía muy cansada y tenía la sensación de un resfriado.  Ante sus malestares, su mamá le preparó una sopa y ahí ella notó que no percibía muy bien el sabor, pero no le preocupó, pues todo lo asoció al resfriado que pensó que tenía.

“Al día siguiente, me arreglé y al ponerme perfume no olía nada. Ahí decidí hacerme la prueba de covid-19 y salí positiva. Cuando se confirmó mi diagnóstico, yo ya había perdido el sabor y el olor por completo”, detalla.

Ya pasaron cuatro meses desde que se contagió de covid y hasta la fecha, no se ha recuperado de la falta de olfato.

“Me volvió un poco, pero no como estaba, tal vez tengo un 60% de mi capacidad olfativa y para saborear”, lamenta Mariana.

80 a 90% de pacientes con covid presentaban anosmia

La pérdida total del olfato se conoce médicamente como anosmia y de acuerdo con la doctora Cecilia Belén Espinosa Arce, especialista en otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello, al principio de la pandemia la mayoría de los pacientes, un 80 a 90% de los que llegaban a consulta con covid tenían problemas de grado variable en el olfato.

“Actualmente tenemos invertida esa relación, pues la mayoría de los pacientes ya no tienen problema olfatorio”, destaca.

(Foto: Dra. Cecilia Espinosa) 

En las primeras cepas del coronavirus, se vieron muchos casos de anosmia por inflamación del nervio olfatorio, ahora con ómicron, los casos de pérdida de olfato por esta razón se han reducido drásticamente.

La Escuela de Medicina de Harvard explica que la pérdida del olfato era uno de los indicadores más tempranos y comunes de la infección por coronavirus, pues se observó una pérdida del olfato reportada en el 86% de los casos de covid leve con las primeras cepas.

¿Qué causa la pérdida de olfato o anosmia por covid-19?

La especialista en otorrinolaringología señala que no solo existe la anosmia, hay otras variantes de las alteraciones en el sentido del olfato, como la hiposmia que reduce la percepción, pero no en su totalidad; también existe la parosmia donde percibimos un olor en vez de otro.

“En el caso de la anosmia, hay muchas causas, no sólo covid. Puede ser un factor local-nasal, como una obstrucción nasal por congestión, por una rinitis o por una sinusitis. De igual forma influye tener una desviación que no permite que el aire que está pasando llegue a las fibras del nervio olfatorio”, explica la experta.

(Foto: Pinterest) 

Los resfriados, incluyendo los causados por covid, pueden congestionar la nariz y, por ende, favorecer la pérdida de olfato

Hay otros factores que no son locales, detalla Espinosa, sino que tienen que ver con el nervio olfatorio, el cual se encuentra en la base del cráneo, en la porción anterior, y todo lo que afecte esa zona, como una tumoración, por ejemplo, puede causar alteraciones en el olfato.

En el caso del virus de covid-19, la otorrinolaringóloga señala que tiene una capacidad neurotrópica, es decir, que inflama los nervios, particularmente el nervio olfatorio, porque es al primero que tiene acceso al entrar por la cavidad nasal.

Al inflamar el nervio olfatorio, reduce su función y provoca la anosmia o la pérdida de olfato.

Anosmia va más allá de perder el placer del olfato

La anosmia va mucho más allá de perder el placer sensorial del olor y gusto, las personas que lo sufren hablan del vacío que supone no reconocer el olor de su hogar, de los espacios que frecuentan y de las cosas más cotidianas. Además, los peligros aumentan, pues no reconocen cuando un alimento está podrido o hay una fuga de gas.

(Foto: Pexels) 

“En la comida, lo dulce me sabe mucho pero lo salado no tanto. También tengo alteraciones para percibir sabores, por ejemplo, un vaso de refresco a la mitad me empieza a saber como a arena, como algo polvoso”, describe Mariana.

“No estoy al 100, hay veces que voy en la calle y alguien me dice que huele a humo, a gas o a coladera, y yo no lo percibo a pesar de que son aromas fuertes. Tampoco me llega el olor cuando paso por una gasolinera, por ejemplo”, agrega.

Por otro lado, asegura que en casa ya no puede cocinar, tiene que hacerlo alguien más porque como no percibe los aromas y sabores correctamente, sus platillos se pasan de sal o de otros ingredientes.

“Si cocino tengo que pedir que me digan si así sabe bien, aunque yo no lo perciba. A veces algo me sabe muy salado y otras muy desabrido, pero no tiene ese sabor en realidad. La cerveza, que tiene un sabor muy fuerte, no lo percibo tampoco, entonces lo dejé de tomar definitivamente”, señala.

Además, asegura que cuando limpia su casa, exagera mucho en la cantidad de productos, como el cloro, porque no percibe el aroma y su familia le ha llegado a reclamar, pues le dice que huele demasiado.

“En Navidad fue muy triste mi cena porque a pesar de que toda la comida se veía muy rica, a mí no me sabía ni me olía, entonces comí muy poco porque no le veía chiste”, dice triste.

¿Cuánto tiempo tarda en recuperarse el olfato?

De acuerdo con la doctora Espinosa, normalmente una pérdida de olfato por covid se resuelve en una semana, máximo tres, pero el curso de la anosmia es muy variable, porque hay pacientes que presentan la pérdida por una congestión nasal y no propiamente porque esté afectado el nervio.

Algunos estudios señalan que hasta el 45% de las personas recuperarían el olfato entre las dos o tres semanas después de perderlo y cerca de 7% requerirían más de tres meses. Sin embargo, una publicación en The Journal of Medicine American Association concluye que hay casos en que las personas pueden tardar entre 8 meses y hasta un año en recuperar el sentido del olfato.

(Foto: Pexels) 

Si no se recupera el olfato en el primer mes, será complicado recuperarlo por completo

La recuperación depende mucho de la causa, señala la otorrinolaringóloga. Hay casos donde basta con descongestionar la nariz y desinflamar el nervio, pero también se están viendo pacientes que ya no recuperaron el olfato. Influye el grado de inflamación y que se pueda iniciar la terapia de forma oportuna.

Cabe destacar que, si el olfato no se recupera en el primer mes, cada vez se va volviendo más difícil que se recupere al 100%.

Ya había otros virus que provocaban anosmia

“Influye el tipo de virus pero también los factores propios del huésped. Desde antes del covid ya había muchas infecciones virales que causaban anosmia y que no solo afectan el nervio olfativo, pueden causar parálisis en otros nervios, como el de la visión, del equilibrio, de las cuerdas vocales y del nervio que mueve la cara”, advierte la especialista.

Por ello, como resultado de infecciones virales es posible padecer parálisis facial, de las cuerdas vocales o hipoacusia súbita (sordera brusca).

(Foto: Pinterest) 

Algo que hay que destacar es que estos nervios suelen estar rodeados por hueso, por lo que cuando se inflaman, el hueso lo aprisiona, lo "ahorca" por así decirlo y por eso se reduce su función.

“Es importante recuperar la función del nervio de manera rápida, si dejamos pasar mucho tiempo, es muy probable que las fibras nerviosas mueran y ya no sirvan, dejando síntomas prolongados o hasta permanentes, porque no se recupera la circulación en el nervio”, comenta Espinosa.

Tratamientos para la anosmia o falta de olfato 

El tratamiento de la anosmia dependerá del caso específico, pues la doctora señala que dos personas podrían estar enfermas del mismo virus y tal vez solo a una le ocurra una parálisis de estos nervios periféricos, pues no solo influye el virus, sino los factores propios de la persona afectada. 

Para el tratamiento, lo primero es que un especialista evalúe si hay un factor local, como la congestión nasal. Si no se tiene este problema o ya está descongestionado pero persiste la falta de olfato, el tratamiento consiste en administrar esteroides, pero siempre debe estar vigilado por un médico.

A nivel más experimental, la experta detalla que hay terapias dirigidas con plasmas y plaquetas en la zona del nervio olfatorio.

Terapia con productos naturales 

Sin embargo, lo que más se recomienda es la terapia de recuperación, que consiste en estimular la memoria olfativa, pero debe hacerse con cuidado, ya que según advierte Espinosa, muchos lo hacen de manera errónea usando fragancias fuertes, lo que irrita la nariz y no ayuda.

“Lo mejor es hacerlo con cosas naturales, como guayabas o plátano, porque son aromas que todos podemos evocar en nuestra memoria”, resalta la experta.

“Hay que tomar la fruta, acercarla a la nariz, tratar de recordar a qué olía, comerla y recordar su sabor, así se estimulan tanto el olfato como el gusto que están íntimamente relacionados. Otra opción es el café u otros elementos naturales que estimulen la memoria olfativa”, agrega.

Al estar cada vez más expuestos a estos aromas, se ha visto que la rehabilitación es más rápida. Espinosa señala que el paciente tal vez no detecta los aromas precisos, pero puede empezar a percibir que algo huele dulce, por ejemplo, y poco a poco se hace más sensible su olfato.

En el caso de Mariana, relata que su pérdida de olfato lo ha tratado solo con terapias en casa, los médicos le recomendaron oler clavos de olor, perfumes, productos de limpieza y otros aromas para ir recuperando el olfato, pues le aseguraron que así le iba a regresar el gusto también. Sin embargo, no lo ha conseguido por completo.

(Foto: Pexels) 

A pesar de todo, ella considera que esto le ha permitido hacer un cambio para bien, ya que ahora no come cosas tan calóricas porque no le saben bien, por lo que prefiere comer otras cosas más saludables.

“El médico también me recomendó hacer ejercicio, como salir a correr, esto para que mi respiración fuera agarrando un mejor ritmo y que de alguna manera se estuviera entrenando mi nariz con la respiración acelerada durante la actividad y si me funcionó un poco”, cuenta.

Sobre su falta de olfato tan prolongada, Mariana relata que los médicos no le han dicho por qué no ha podido recuperarse por completo, simplemente le dicen que depende de la intensidad de la infección.

“Algunos de mis conocidos que se infectaron de covid perdieron el olfato solo tres días, pero también conozco personas que llevan dos años sin oler nada. Afortunadamente a mí me ha regresado el olfato al menos un poco”, dice Mariana.

La importancia de acudir con un experto 

La doctora Espinosa explica que cuando un paciente no recupera el olfato en seis meses, lo más probable es que ya no lo vaya a recuperar, pues destaca que en general se tiene un periodo de un mes para poder descongestionar o desinflamar y notar cierta mejoría, después de ese tiempo se vuelve más complicado. 

(Foto: Pexels) 

“Entre más tiempo pase sin que se normalice la olfacción, lo más probable es que ya sea una secuela permanente. De hecho, hemos visto pacientes que se contagiaron de covid al principio de la pandemia y nunca recuperaron ni un poco el olfato”, lamenta la especialista.

Según la doctora, el riesgo está en que los sentidos nos ponen en contacto con nuestro medio, en el caso de la olfación, nos pone en alerta de peligros como una fuga de gas o un alimento echado a perder, por eso cuando un paciente pierde este sentido, está vulnerable.

“En consulta veo pacientes que por poco se toman una leche podrida porque no se habían dado cuenta que ya tenía un mal olor, por ello es tan importante tratarlo”, destaca.

Ante un problema de anosmia, la recomendación de Espinosa es siempre acudir con un otorrinolaringólogo para que haga una exploración completa y se detecte si hay factores locales que estén empeorando la situación. Cuanto antes se debe empezar la terapia de rehabilitación, porque si se deja pasar mucho tiempo, hay más riesgo de que se vuelva un problema permanente. 

(Foto: Pexels) 

A Mariana, la recomendación que le han dado es que siga con sus terapias, pues hay olores que le  llegan y otros que definitivamente no. También hay olores que hoy percibe y luego más tarde ya no, algo que ha sido muy raro para ella. En general, los médicos le dicen que no hay un tiempo definido para su recuperación.

“A otras personas que pasan lo que yo les diría que no se desesperen, sí, es frustrante, yo incluso lloré por la desesperación de no poder oler ni saborear como antes, pero hay que seguir con la terapia, intentar oler cosas. En mi caso han pasado días en los que me confío y creo que ya puedo oler, pero si no sigo entrenando mi nariz, otra vez pierdo el olfato. Parece un cuento de nunca acabar pero poco a poco, hay que seguir”, concluye.

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda