¿Qué tanto revisas tus pies si tienes diabetes? En el caso de las personas diabéticas, el procedimiento debe darse cada 24 horas porque así pueden evitar una pérdida de la extremidad.

Esta es una de las recomendaciones del doctor y especialista en el tratamiento de heridas agudas y/o crónicas Conrado Polanco Ortíz, quien sugiere revisar las extremidades inferiores para detectar ciertas señales y acudir con el médico de confianza.

¿Qué debes buscar al revisar tus pies? ¿Cómo puedes prevenir amputaciones provocadas por el pie diabético? Aquí te lo contamos.

Prevenir amputaciones por el pie diabético es posible, pero las personas deben estar atentas

En palabras del doctor Polanco Ortiz, las personas con diabetes deben estar atentas a las siguientes señales:

  • Modificaciones en la temperatura del pie (como que uno se encuentre más caliente que el otro, que ambos tengan una mayor temperatura o estén más fríos de lo normal)
  • Alteraciones en la coloración de la piel y/o de las uñas
  • Surgimiento de ampollas, callos, úlceras o cualquier lesión que antes no se encontrara ahí (por chiquita que parezca)
  • piel reseca, agrietada o descamándose (entre los dedos, sobre todo)

“Eso sí, no se arranquen los pellejitos porque se pueden infectar con mucha facilidad. Como primera opción de tratamiento, las personas afectadas por la diabetes deberían reconocer la importancia de la prevención”, detalla el experto.

¿Qué provoca el pie diabético?

El doctor y médico adscrito al Servicio de Cirugía Vascular y Angiología del Hospital Juárez de México (HJM), Iván Parra Soto, apunta que hay dos causas principales del pie diabético:

  1. Falta de circulación: Se da por la obstrucción arterial que provoca la acumulación de grasa. En el lenguaje médico es conocido como ateroesclerosis.
  2. Lesión en los nervios de la movilidad y la sensibilidad: Las personas con diabetes que no son atendidos correctamente y viven durante muchos años con la enfermedad sin control sufren de neuropatía diabética, que es la expresión de la enfermedad en los nervios de las piernas.

De no cuidar y prevenir el pie diabético, las lesiones pueden avanzar y derivar en serias complicaciones como la Artropatía de Charcot.

Se trata de un padecimiento progresivo asociado con la neuropatía periférica grave y se caracteriza por:

  • Inflamación
  •  luxación de articulaciones  y destrucción de huesos que con el paso del tiempo, deforma los pies y no deja caminar bien a los afectados.