A finales de la Segunda Guerra Mundial, la trabajadora social, enfermera y médica británica Cicely Saunders (1918-2005) se interesó por procurar la atención a los enfermos en sus últimos días de vida, sobre todo aquellos que experimentaban dolor intenso y eran relegados de todo cuidado y atención médica. A raíz del antecedente de Saunders, se generó toda una corriente médica que, a la postre, se convirtió en una especialización conocida como medicina paliativa.

Ante la importancia de abordar el acompañamiento en los pacientes que requieren tratamientos paliativos, el doctor Alfredo Covarrubias Gómez, médico cirujano especialista en Anestesiología con la Alta Especialidad en Medicina del Dolor y posgrado en Medicina Paliativa del Enfermo Geriátrico e Intervencionismo, señala que un paciente hacia el final de su vida, es propenso a presentar diversos problemas médicos que pudieran resolverse de forma efectiva con alguna intervención no farmacológica guiada por ultrasonido.

“En el caso de la neuritis herpética, este tipo de pacientes requieren la utilización de fármacos que tardan entre 90-120 días en hacer efecto, y es posible que el enfermo fallezca antes de observar alivio del dolor por esta causa. De ahí que sea necesario el empleo de otras técnicas innovadoras que puedan apoyar al alivio del dolor”. 

Millones de personas en el mundo necesitan cuidados paliativos

Cifras de la Organización Mundial de la Salud señalan que anualmente 40 millones de personas alrededor del mundo requieren atención paliativa. Ante esta dramática realidad, el doctor Covarrubias Gómez, quien está adscrito al departamento de Medicina del dolor y paliativa del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, advierte que, a nivel mundial, sólo el 14% de las personas que requieren asistencia paliativa la reciben. 

“México tiene un área de oportunidad inmensa, ya que los paliativistas son de predominio anestesiólogos, especialistas en medicina del dolor. Y esto es importantísimo porque entonces podemos crear una escuela acerca de la atención invasiva para enfermos hacia el final de la vida”, señala el doctor Covarrubias Gómez, quien próximamente asumirá la presidencia del Colegio de Anestesiología del estado de Tlaxcala.

Para el doctor Ale Ismael González Cazares, médico cirujano con Alta Especialidad en Medicina Paliativa y la Alta Especialidad en Manejo Intervencionista del Dolor, los cuidados paliativos también brindan un sistema de soporte que ayuda a la familia a adaptarse durante la enfermedad del paciente y en el duelo.

Ofrece un espacio de confort y respeto, lo cual permite una comunicación efectiva donde se identifican las necesidades del paciente y del núcleo familiar, para prevenir los daños colaterales después del fallecimiento. “Los cuidados paliativos pueden disminuir problemas físicos, psicosociales y espirituales de más del 90% de los enfermos con cáncer avanzado”, señala el médico adscrito al Instituto Nacional de Cancerología (INCan).

Ambos especialistas participarán el próximo martes 25 de octubre en el webinar “El papel del intervencionismo en la medicina paliativa”, organizado por Ocean Medic, empresa líder en equipo de imagenología, y coinciden en que los grupos médicos deben abocarse más a difundir la información que pueda ayudar a los clínicos a resolver los problemas de los pacientes hacia el final de la vida.

Covarrubias Gómez explica que siendo la anestesiología la madre de la medicina del dolor, ha tenido evolución considerable en las últimas décadas. “Hace todavía unos 15 años, se realizaban bloqueos únicamente con la parestesia; después empezamos a utilizar neurolocalizadores para identificar dónde se encontraban las estructuras nerviosas que íbamos a bloquear.  A la fecha, el ultrasonido nos ha ayudado tremendamente con la resolución del dolor de nuestros pacientes, a través de la colocación de bloqueos en nervios periféricos y en otro tipo de estructuras”. 

Asimismo, el doctor González Cazares, certificado por el World Institute of Pain WIP, destaca el avance tecnológico de los equipos que ofrecen la posibilidad de realizar diversos procedimientos a través de la guía fluoroscópica, o ultrasonográfica que involucran la aplicación de medicamentos, anestésicos locales, antinflamatorios, agentes líticos. En pacientes con metástasis o invasión de músculos, el ultrasonido nos da la ventaja de realizar bloqueos interfasciales, incluso en pacientes donde es difícil la canalización venosa, el US nos ayuda a visualizar el vaso y disminuir las múltiples punzadas”.

La medicina paliativa en México como especialidad

A diferencia de otros países, en México el número de las y los médicos paliativistas es limitado, debido a la escasez de programas universitarios avalados por las Secretarías de Salud y de Educación Pública. “Los que hemos hecho cuidados paliativos y medicina paliativa nos hemos tenido que formar en instituciones internacionales, muchas veces sin tener todo el aval médico mexicano. Y eso hace que los paliativos se tornen en una gran área de oportunidad para el sector Salud y las instituciones” señala el doctor Covarrubias Gómez

Ante la necesidad de acompañar de la mejor forma a los pacientes hacia el final de la vida, el intervencionismo guiado por el ultrasonido adquiere una gran relevancia porque las y los médicos paliativistas pueden mitigar el dolor en la propia cama del paciente, con todas las medidas de asepsia y antisepsia, para colocar un bloqueo, colocar un catéter que alivie o disminuya el dolor del paciente en sus horas de vida, o que disminuya el consumo de opioides.

“Es muy importante considerar que el ultrasonido en manos calificadas puede ser ese as bajo la manga para mejorar la calidad de vida de los enfermos de sus últimos días”, concluyó.

El webinar “Papel del intervencionismo en la medicina paliativa donde además participarán la médica paliativista, Nexai Reyes Sampieri, y el Dr. Miguel Esquer Guzmán, encargado de Cuidados paliativos y Medicina del dolor del Centro de Oncología Personalizada de Sinaloa, se llevará a cabo el martes 25 de octubre a las 18:30 horas, a través de la plataforma https://vinnomexico.mx/webinar/medicinapaliativa/

Para aprender más de...Lo que debes saber del dolor crónico

¿A qué se le denomina dolor crónico?

El National Health Service del Reino Unido (NHS) aclara que se le denomina “dolor crónico” al dolor que dura más de 12 semanas a pesar de que se esté recibiendo tratamiento o haya medicación.
El dolor crónico hace que respirar sea un martirio

¿Te imaginas no poder inhalar porque sientes dolor? La Sociedad Americana de Anestesiólogos informa que 1 de cada 10 personas en el planeta desarrolla dolor crónico todos los años y que, en 2014, el padecimiento afectaba aproximadamente a 60 millones de personas, o lo que es lo mismo, al 10% de la población mundial.
En México se vive con dolor, pero no se dice

En México no se sabe con exactitud cuántas personas viven con dolor crónico, pero el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) detalló en agosto de 2020 que, según el Estudio Nacional sobre Salud y Envejecimiento, el 41.5% de los adultos mayores de 50 años reportó dolor.
Un dolor que no te deja vivir

En palabras del Instituto Nacional de Salud Pública, 1 de cada 3 afectados con dolencias graves no es capaz de tener una vida normal, ya que se trata de individuos que se vuelven incapaces de dormir, participar en actividades sociales o incluso hacer ejercicio
No basta con ir al médico

Para atender el dolor crónico se requiere un equipo multidisciplinario (médicos de diferentes especialidades encargados de atender las diferentes afectaciones)
Y no hay suficientes especialistas:

La Revista de la Sociedad Española del Dolor apunta que en México existían solo 38 clínicas del dolor registradas en 2009, además de 6,246 anestesiólogos certificados en toda la nación.
No nada más es una persona afectada

La algóloga del Hospital Juárez, Patricia Hernández, comenta que cerca del 80% de las familias con dolor crónico tienen un estatus muy desorganizado porque hay que cuidar a la persona con la afección y, además, el costo económico es alto.
El costo del tratamiento también incapacita:

Se estima que el costo anual del manejo del dolor se encuentra en el rango de $560 - 635 mil millones de dólares. Esto hace que la inversión supere el costo de afecciones cardíacas, diabetes y cáncer.
¿Cuáles son los síntomas del dolor crónico?
La Cleveland Clinic de Estados Unidos informa que las personas afectadas por el dolor crónico han descrito la sensación de diversas maneras, entre las que se encuentran: sentir que se están quemando, dolor severo, sensación de haber recibido un disparo y dolor punzante, entre otros
El CBD es opción, pero...

El cannabis medicinal también puede ayudar a las personas con este tipo de dolencias, pero no elimina el dolor crónico al 100%
No se busca que la persona ya no sienta dolor:

El tratamiento no tiene como finalidad que la persona no viva sin dolor, sino que pueda ser funcional y llevar una vida "normal"