Especialistas y legisladores advierten que hasta cinco millones 300 mil pacientes en México pueden vivir con el covid largo (o post Covid), una condición que, aunque puede provocar discapacidad permanente, no tiene etiquetados recursos públicos para su tratamiento.

El covid largo no es un invento y puede llevar a las personas a replantear su vida. Francisco Moreno Torres incluso dio instrucciones sobre lo que sus familiares debían hacer con sus cuentas bancarias y con su sepelio en caso de que perdiera la vida por las complicaciones del coronavirus.

No lo hizo acostado en su cama rodeado de sus familiares, sino en el traslado de su casa a la ambulancia. Y es que un par de intubaciones durante octubre y principios de noviembre de 2021, un shock respiratorio en el que estuvo a punto de morir y una neumonía intrahospitalaria fueron solo las primeras manifestaciones de la infección.

Sus problemas no se quedaron ahí. Derivaron en covid largo, un padecimiento con el que se encontró en riesgo de sufrir un infarto y que hoy le mantiene sin sensibilidad en una pierna, con problemas de memoria y fatiga.

“Una de las advertencias que me hicieron cuando salí del área de terapia intensiva es que en los primeros meses era muy factible que me fuera a infartar si no había una rehabilitación adecuada; no se imaginan el terror que se siente viviendo, esperando a que llegue ese infarto”, contó Moreno, asesor por 27 años en la Cámara de Diputados, en el foro “Post Covid: Enfermedad discapacitante, retos y prospectiva”, que se llevó a cabo en el recinto legislativo.

Para el covid largo no hay presupuesto y eso es un riesgo

YoTambién informa que los doctores de institutos nacionales de salud y pacientes con covid largo hablaron sobre la necesidad de que haya en México un presupuesto para el tratamiento, la compra de equipo y el traslado de las terapias de rehabilitación a comunidades rurales.

“(Sabemos que) la verdadera emergencia iba a ser las consecuencias a largo plazo de haber tenido el padecimiento. Se estimaba que esto podría representar entre un 10 a 30% de los casos agudos (…) entre un millón 700 mil a 5 millones 300 mil de pacientes que van a manifestar alguna de las consecuencias a largo plazo. Definitivamente van a requerir atención”, mencionó el director médico del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), Justino Regalado Pineda.

El especialista dijo que en el INER se implementó un sistema de evaluación multidisciplinaria para averiguar los diferentes efectos del covid largo en las personas, que de no ser tratados pueden acarrear consecuencias económicas y de productividad en la nación.

“Las manifestaciones más importantes se encuentran a nivel de la calidad de vida, una de las cuestiones que más reportan los pacientes es que les ha tomado mucho trabajo recuperar su estado de salud previo para reincorporarse a sus actividades y esto va a tener a final de cuentas un impacto en la productividad, un impacto en el incremento de la demanda de servicios de salud”, dijo Regalado.

Es urgente la rehabilitación

Por todo esto, el funcionario hizo un llamado a reconocer que existe una necesidad de rehabilitar a las personas afectadas con el covid largo.

El director médico del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), Álvaro Lomelí Rivas, detalló que la quinta parte (21.6%) de los casos ambulatorios de coronavirus (es decir, que no necesitaron ser hospitalizados), va a tener algún caso de discapacidad en las 4 semanas posteriores al contagio; mientras que en un 16% se va a prolongar hasta 12 semanas después de la infección.

En pacientes que sí fueron hospitalizados, la debilidad durará medio año (6 meses) para el 35% de los casos, un 33% va a tener dolor o malestar en el mismo periodo, e igualmente un 33% experimentará movilidad reducida por la pérdida de ganas de caminar (astenia).

El especialista del INR agregó que aunque pocos casos, en la institución se han tenido pacientes con amputaciones por covid largo, una de las consecuencias más “devastadoras” de la enfermedad.

Además, reflexionó sobre la cantidad de casos que tienen secuelas y complicaciones que no llegan a ser tratados en los institutos nacionales, en los que se atiende solo al 10% de las incidencias.

La salud mental es uno de los pendientes

En el instituto también se han documentado depresión, ansiedad, aislamiento, e incluso suicidio, dijo Lomelí.

“El problema no es que se tenga y se reconozca (el Post Covid), sino que está universalmente distribuido. Afecta al individuo y a la sociedad, es de larga duración (en promedio 6 meses), no sabemos si va a durar más”, dijo el médico.

A medida que la emergencia sanitaria fue mermando, recordó, en lugares como el INR empezó la etapa del manejo de pacientes con covid largo, sin que al comienzo hubiera conocimiento del tratamiento ni de todos los efectos de la enfermedad.

El especialista llamó la atención sobre cómo el rezago de siglos en materia de salud en América Latina ha pasado factura en esta pandemia, en especial en México, donde mucho personal de salud perdió la vida por covid-19.

Yotambién informa que durante el foro, organizado por la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables y con participación de legisladores de la Comisión de Salud, se reconoció la necesidad de que se destinen recursos para la atención de covid largo y que se evalúe la posibilidad de reconocerle como una enfermedad discapacitante o, directamente, como discapacidad.

“El coronavirus no trae etiquetado nada, no trae un solo centavo, entonces tendremos que luchar para poner al centro esta otra discapacidad, esta otra enfermedad”, mencionó la presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables, Gabriela Sodi.

Las complicaciones neurológicas

Jimena Quinzaños Fresnedo, jefa de la División de Rehabilitación Neurológica del INR, dijo que aunque las secuelas más comunes del covid largo son la fatiga, la falta de aire, depresión y ansiedad, también hay consecuencias neurológicas como insomnio o síndrome de estrés postraumático.

La funcionaria dijo que cerca del 16 por ciento de las personas con covid largo tendrán complicaciones neurológicas, lo que significa casi medio millón de pacientes en México que podrían experimentar embolias, pérdida de movilidad, de capacidad del habla y de alimentación, inflamaciones de médula, entre otras condiciones discapacitantes.

Quinzaños mencionó que la rehabilitación oportuna disminuye los costos del servicio de salud y que la pandemia obligó a buscar nuevas alternativas a la atención presencial, lo que podría mantenerse como una manera de abarcar más territorio y niveles iniciales de atención sanitaria.

Una de las peticiones más concretas fue realizada por la responsable de Rehabilitación Cardiopulmonar del INR, Juana Zavala Ramírez, quien dijo que el hospital no cuenta con aparatos para la rehabilitación cardiorrespiratoria.

“Ustedes dirán ¿dónde están las bandas, las bicicletas? No tenemos. Entonces esa es nuestra petición, nosotros estamos trabajando con lo que tenemos pero estos pacientes solicitan, requieren, necesitan el apoyo de esta honorable Cámara para que se les pueda dar la atención adecuada en este momento”, dijo Zavala.

Francisco Moreno Torres dijo que durante su tratamiento por coronavirus en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias una de las herramientas que más le ayudaron a comunicarse fue una libreta en la que escribía al personal de enfermería, por lo que pidió que fueran implementadas de forma cotidiana para pacientes que no pueden hablar.

El funcionario, que compartió su testimonio como paciente con covid largo, propuso también que las instalaciones municipales y estatales del sistema DIF se vinculen con los institutos nacionales de salud para atender pacientes que no pueden llegar a esas instancias y que ahí se implementen terapias de rehabilitación.

 Secuelas y complicaciones

De acuerdo con los participantes, el covid largo puede generar secuelas -trastornos y síntomas típicos o esperados en una enfermedad- y complicaciones -aquellas que resultan imprevistos y que pueden poner en riesgo la vida-.

Algunos ejemplos de secuelas y complicaciones de covid largo son:

  • Pérdida temporal de olfato y gusto -que puede ser considerada discapacitante
  • arritmias e inflamación en el corazón
  • disminución de la capacidad de agudeza auditiva
  • vértigo
  • pancreatitis
  • diabetes o exacerbación de la misma
  • problemas dermatológicos
  • dolor toráxico
  • fatiga
  • ansiedad
  • depresión
  • alopecia tres a seis meses
  • aceleración de manifestación de demencia cuando existe la predisposición
  • disfonía
  • disfagia
  • otitis media
  • hipoacusia sensorial
  • acufeno
  • vértigo postural
  • alteración de memoria
  • niebla mental
  • trastornos de procesamiento auditivo central
  • osteoporosis
  • pérdida de fuerza
  • miopatías
  • alteraciones en agudeza visual

(Con información de yotambien.mx)