La pandemia por covid-19 tuvo un fuerte impacto en el sistema de salud en México y al respecto el doctor Julio Frenk Mora, ex secretario de salud y presidente de la Universidad de Miami, dijo que con la pandemia, tuvimos al menos 6 regresiones en atención a la salud, pues retrocedimos 30 años con un modelo de los años 70.

En su participación durante el Foro "Covid: impacto, lecciones y desafíos" organizado por El Universal, Sumédico, la Facultad de Medicina de la UNAM y la Academia Nacional de Medicina, detalló que estamos saliendo de un trauma colectivo y la única forma de enfrentarlo es construir una mejor normalidad, con servicios de salud de mejor calidad para todos los mexicanos.

¿Como estaba el sistema de salud antes de la pandemia?

El doctor Frenk destacó que antes de la pandemia de covid-19 existía el llamado Seguro Popular.

(Foto: Dr. Julio Frenk)

Al respecto, dijo que antes del actual gobierno, México tenía un esquema donde había 3 seguros públicos que tenían una amplia cobertura, los cuales consistían en:

  • IMSS, para población asalariada del sector privado
  • Seguro Médico del ISSSTE, para población asalariada del sector público
  • Seguro Popular de Salud

El experto puntualizó que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2015 (ENSANUT), los seguros públicos y privados tenían la siguiente cobertura:

  • 56 millones de afiliados al Seguro Popular
  • 42 millones de afiliados a la Seguridad Social, como IMSS, ISSSTE o PÉMEX
  • 8 millones de asegurados en seguros privados, aunque la mitad de ellos contaban con algún seguro público también.

En total, se tenían 102 millones de personas con cobertura de salud y 17 millones sin protección, que equivale a un 14%. Se estima que se tenía un 86% de cobertura con seguro público. 

“Había ya un avance sustancial en la cobertura y lo que seguía era cubrir ese 14% faltante”, detalló el doctor Frenk.

Entre los principales efectos del Seguro Popular, el experto mencionó una expansión de la inversión en salud; ampliación en la cobertura de protección social en salud e incremento en la protección financiera, especialmente en la reducción de gastos catastróficos.

“Ha reducido el número de mexicanos que enfrentan costos catastróficos de salud y ha reducido la mortalidad infantil, según un reporte en The Economist de 2018”, puntualizó el doctor Frenk. 

(Foto: Especial)

No era el programa perfecto 

El exsecretario de salud destacó que hubo muchos retos, no era el programa perfecto, especialmente en la cobertura homogénea entre estados y poblaciones.

Indica que seguía habiendo brechas en calidad en las instituciones, persistencia en la segmentación y casos específicos de corrupción por el incremento del gasto público en salud.

Esto último, mencionó Frenk, se usó como pretexto para desaparecer al Seguro Popular. 

El siguiente paso de este sistema, era dar un último gran esfuerzo para extender la protección social a todos los mexicanos, para dar el paso hacia la homologación de los beneficios en salud.

Hubo al menos 6 regresiones en materia de salud en la pandemia

El doctor Frenk aseguró que hubo por lo menos 6 regresiones, entre las que destaca la creación del Insabi, que agudizo las segmentaciones y recentraliza la atención a la salud para la población no asalariada, reduce los beneficios y solo cubre gastos en primer y segundo nivel.

Esto favoreció un debilitamiento de la capacidad rectora de la secretaría de salud y de la Cofepris. 

Asimismo, se fomentó una compra fallida de medicamentos en el sector privado, por los casos de corrupción que se denunciaron. “Ya no hay corrupción, pero tampoco medicamentos”, lamentó el experto. 

“También hubo un recorte presupuestal, pues seguimos con uno inferior al que había en 2015, se redujo la protección social, lo que incrementa el gasto de bolsillo y catastróficos en los pacientes”, agregó.    

Sin embargo, destacó que los más grave es el deterioro en los servicios de salud.

“Tuvimos un regreso al modelo corporativista segmentado de los años 70, de la década pasada”, indicó.

Como consecuencia, el experto dijo que tuvimos un pobre desempeño en la atención a casos de covid-19, lo que derivó en más de 320 mil muertes por la enfermedad y nos puso en el quinto lugar en el mundo en cuanto a mortalidad.

Tuvimos un 54% de exceso de mortalidad, con más de 600 mil decesos, de los cuáles 20% ocurrieron en trabajadores de la salud, el porcentaje más alto del mundo.

En 2020 y 2021, el covid fue la primera causa de muerte y se estima que hace 45 años una enfermedad infecciosa no encabezaba la lista.

(Foto: Especial)

Una tarjeta universal de salud que garantice atención en cualquier institución 

El doctor Frenk mencionó que muchos otros sistemas de salud fallaron en el mundo mientras que otros salieron fortalecidos.

Ante ello, destacó que el reto para México es mirar hacia adelante y empezar a trabajar en una nueva generación de reformas que incluye las siguientes claves:

  • Legal. Eliminar las contradicciones en la constitución, que sea derecho social no solo laboral.
  • Financiera. Alcanzar por lo menos el nivel promedio de gasto en salud de los países latinoamericanos, alrededor del 7% PIB. (al menos) y crear un fondo universal de aseguramiento, con un paquete común de beneficios al que toda persona tendrá derecho sin importar el prestador de servicios.
  • Gerencial. Separar las funciones de financiamiento y prestación de servicios en todas las instituciones de salud. En este punto, será necesario implementar instrumentos que den un carácter universal, como una tarjeta universal de salud que garantice la portabilidad de beneficios entre instituciones.
  • Al modelo de atención. Debe ser anticipatorio, no actuar al momento. Debe ser centrado en las personas, para que tengan la libertad de elegir en donde atenderse.

El experto menciona que no solo se debe dar cobertura, sino que debe ser de calidad e integral, incluyendo a las personas pobres.

“Tiene que ser continuo, porque el panorama indica una alta incidencia de enfermedades crónicas, además de plural, interconectado, sostenible y responsable, que rinda cuentas a la población. También que sea innovador”, agregó.

Finalmente, el exsecretario de salud dijo que necesitamos buscar una “mejor normalidad” representada por un sistema de salud efectivo y equitativo, pues solo así podremos “empezar a sanar las múltiples heridas que quedaron abiertas por la pandemia”.  

Para ello, indicó, necesitamos hacer el último gran esfuerzo por incluir a todo el mundo en los sistemas de salud, que todos tengan los mismos derechos, no un sistema único sino uniforme.

SIGUE LEYENDO: