El cáncer de mama triple negativo no solo destruye a la persona con una baja probabilidad de cura y pocas posibilidades de sobrevivir, también impacta en el entorno del afectado. Si es metastásico, el lazo distintivo, rosa naturalmente, se vuelve negro, y las esperanzas se van.

La presidenta de la Asociación de Pacientes de Cáncer de Mama Metastásico, Pilar Fernández, indica que ninguna mujer está segura de este tipo de cáncer, pues ni las féminas activas que no entran en la clasificación de riesgo están exentas de este padecimiento.

Elementos de la Universidad de Arizona encontraron una manera de atacar al tumor sin afectar al paciente que está recibiendo la atención y parece que se empieza a ver una luz al final del túnel.

Antes hablar de cáncer era sinónimo de muerte, pero los investigadores creen haber encontrado una lámpara que guíe a las afectadas hacia la salvación.

Desarrollan fármaco contra el cáncer de mama triple negativo que muestra promesa

Datos del Acta Médica Grupo Ángeles revelan que durante 2017, el cáncer de mama triple negativo representó del 15 al 23% de todos los cánceres en México y las afectadas fueron mujeres mexicanas menores de 50 años, de raza negra o hispana.

La Universidad de Arizona indica que en Estados Unidos, el cáncer de mama triple negativo metastásico representa entre el 10 y el 15 % de todos los cánceres de mama.

De acuerdo con la American Cancer Society (ACS) este tipo de cáncer puede ocasionar los mismos signos y síntomas que los otros tipos de cáncer de mama, pero a diferencia de los demás, crece y se propaga más rápido, tiene pocas opciones de tratamiento y un peor pronóstico.

Atenderlo es importante porque una de las peticiones de la doctora Fernández es que se facilite el acceso a todos los tratamientos que hayan sido aprobados y que han demostrado eficacia clínica. Si se tienen medicamentos y avances, se puede salvar la vida de miles de mujeres afectadas, pero la encomienda es grande.

Prueba de esto es que el proyecto para desarrollar este fármaco contra el cáncer de mama triple negativo no fue nada sencillo. La Universidad de Arizona informa que sus elementos se tardaron décadas desarrollando un fármaco que se dirigiera de manera muy específica al tumor y que tuviera pocos o ningún efecto secundario.

Después de pruebas, errores y dos intentos previos contra este tipo de cáncer, que recibe su nombre porque las células cancerosas dan negativo para los otros tres tipos de cáncer de mama, crearon un compuesto farmacológico que parece “poner un alto” al crecimiento de las células cancerosas en el cáncer de mama triple negativo.

Su producto, llamado por la misma institución educativa como “ricitos de oro”, elimina tumores en ratones, con poco o ningún efecto sobre las células sanas normales. Sin embargo, todavía no se prueba en humanos.

Este medicamento funciona sobre el gen receptor del factor de crecimiento epidérmico (o EGFR) que puede conducir al cáncer y mostró promesa contra el cáncer de mama triple negativo, pero todavía falta avance.

La universidad señala que ya se está trabajando para conseguir la aprobación de la Food & Drug Administration (FDA) y que su medicamento se pueda probar en humanos con ensayos clínicos de fase 1.

“El tratamiento con el agente terapéutico basado en péptidos cSNX1.3 resultó en una regresión tumoral significativa sin que se pudiera ver una toxicidad. La evaluación de los tejidos tumorales restantes encontró evidencia de un incremento de la ruptura de PARP, lo que sugiere fallecimiento de las células tumorales”, resaltan los expertos en el journal Cancer Gene Therapy.