Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Comer para tratar resfriado y ayunar para la fiebre

La comida mejora las infecciones virales pero empeora las bacterianas

RedacciónNov 23, 2016 
Tiempo de lectura: 3 mins.

Lo + leído

Ya comenzó la época de frío y con ello el aumento de enfermedades como las infecciones virales y bacterianas, por lo que hay que saber cómo prevenirlas y tratarlas eficazmente.

Aunque ambas sean similares, tiene algunas diferencias que hay que conocer, pues el tratamiento es diferente.

Las virales se caracterizan por secreción nasal, malestar general, dolor de cabeza, oídos y garganta, mientras que las bacterianas por secreción purulenta, verdosa o amarillenta a las 24 horas y fiebre.

El tratamiento requerirá de medicamentos, pero también el control de la alimentación puede ser de gran utilidad para mejorar los malestares.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Yale, lo mejor para una infección bacterial es dejar de comer, mientras que para una viral es alimentarse.

"No le des de comer a una infección bacterial y alimenta a una infección viral", explica Ruslan Medzhitov, líder del estudio.
La investigación
Medzhitov y su equipo de colaboradores realizaron pruebas en roedores a quienes inyectaron la bacteria Listeria monocitogenes así como influenza.

Los animales fueron divididos en dos grupos: los que comieron y los que ayunaron, tanto para los de la bacteria como los de la influenza.
Los resultados
Tras analizar las pruebas, los investigadores descubrieron que los que comieron y tenían influenza, tuvieron mayores oportunidades de sobrevivir y mejoraron más rápido, mientras que los que ayunaron, murieron.

En el caso de los que tenían la bacteria, los mejores resultados los tuvieron quienes dejaron de comer, a diferencia de los que si ingirieron comida que fallecieron al poco tiempo.

Los investigadores explicaron que con la bacteria, los roedores sólo morían cuando se alimentaban de carbohidratos que eran convertidos en glucosa, la cual exacerba la inflamación.

Por el contrario en la influenza, inhibir la glucosa puede ser perjudicial.

"Cuando tienes gripe, de alguna manera te sientes como que quieres té y miel. Esto podría ser la forma que tiene el cuerpo de decirnos que necesita glucosa. Sospecho que tenemos estos mecanismos que nos dicen qué debemos comer y que no debemos comer cuando estamos enfermos”, concluye Medzhitov.

(Con información de harmonia.la)

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda