Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Ceniza volcánica 'no es toxica', dice Cenapred

Dicho polvo expulsado por el Popocatépetl es erosivo e irritante, más no tóxico; sin embargo piden a la población cuidarse.

RedacciónJul 05, 2013 
Tiempo de lectura: 2 mins.

Lo + leído

La ceniza volcánica se constituye a partir de fragmentos milimétricos de roca, material que por sí mismo no es tóxico pero sí erosivo e irritante al organismo, por lo que debe evitarse su aspiración o ingestión, indicó el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred).

Esto tras las exhalaciones reportadas este jueves que provocaron la caída de ceniza en áreas aledañas al volcán; mismo sucesos que hizo a las autoridades pedir a la población que protegieran a niños, ancianos y personas con padecimientos respiratorios.

Asimismo, en su página Web, dio respuesta a las preguntas más frecuentes que se han hecho al respecto y recuerda que el Popocatépetl está clasificado entre los volcanes activos, con etapas de actividad interrumpidas por lapsos de reposo variables.

Sin embargo, la población que se ubica a su alrededor, comentó preocupación aunque ninguna de las erupciones que ha tenido en los últimos siglos ha sido tan fuerte como para dañarlas.

¿Quién vigila al 'popo'?

El período actual de actividad inició en 1993, con la emisión de ceniza después de 75 años sin exhalaciones, y con la presencia de tremores armónicos, de acuerdo con el Comité Científico Asesor del volcán Popocatépetl, que se integró desde 1994 con investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El monitoreo o vigilancia incluye la observación continua y permanente del volcán con instrumentación especializada, implica el reconocimiento e interpretación de los cambios que ocurren durante una reactivación, lo que permite implementar dispositivos de alertar a los sistemas de Protección Civil.

El monitoreo geoquímico es, precisamente, el que facilita información sobre el estado del volcán y su potencial eruptivo, a partir del análisis químico de la fumarola, la concentración de bióxido de azufre y bióxido de carbono; además del muestreo de manantiales para revisar los efectos de la actividad en el agua. (Con información de El Universal)

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda