Una mujer de 76 años acudió al hospital después de sufrir dolor en el hombro, el antebrazo y el codo izquierdo por varias semanas. Los médicos le diagnosticaron cáncer de pulmón y la afectada perdió la vida 25 días después.

¿El dolor es un síntoma de los afectados por cáncer de pulmón? Esto dicen los especialistas.

Dolor en los hombros por cáncer de pulmón: ¿Qué le ocurrió a la señora?

De acuerdo con el artículo publicado en el journal Cureus donde se explicaba el caso, la mujer se presentó con un dolor musculoesquelético subagudo de empeoramiento sin otra sintomatología asociada.

Los autores resaltan que la paciente tenía un historial previo de tabaquismo, con antecedentes de 5 paquetes al año y otras condiciones como:

  • insuficiencia cardíaca
  • fibrilación auricular
  • síndrome de Wolf-Parkinson-White
  • enfermedad de las arterias coronarias con cinco stents
  • marcapasos
  • infarto de miocardio previo
  • neuropatía
  • trastorno convulsivo

Su motivo de visita al hospital fue un dolor en el hombro que comenzó varias semanas antes en el brazo izquierdo y pasó a un dolor progresivo en el hombro derecho con un patrón similar que le llegaba al codo.

“La mujer negó tener un trauma reciente, presentar antecedentes de exposición a radiación importantes y antecedentes de malignidad. Primero fue a un servicio de urgencias por la queja, recibió una radiografía de tórax y le dijeron que presentaba fracturas en las costillas”, detallan los expertos.

Las costillas afectadas eran:

  • séptima costilla bilateral
  • segunda costilla posterior izquierda
  • sexta costilla posterior izquierda
  • novena costilla posterolateral derecha

Todo esto a pesar de que la señora no tenía ningún traumatismo reciente.

“La mujer se encontraba despierta, alerta, orientada y sin dificultad respiratoria aguda. Se pudieron ver crepitantes bilaterales moderados y edema de las extremidades inferiores, mientras que los exámenes neurológicos y abdominales estaban macroscópicamente dentro de los límites normales”, abundan los especialistas.

Para aprender más de...Relacionan consumo de bebidas azucaradas con cáncer de hígado

¿Es malo consumir refrescos?

Sí, lo es. De acuerdo con un estudio que involucró a 90 mil mujeres aquellas que consumían sodas tenían un mayor riesgo de cáncer
¿Qué tipo de cáncer?

No se trataba de cualquier cáncer, sino de cáncer de hígado, una enfermedad que de acuerdo con la American Cancer Society afecta a 41 mil 260 personas cada año y mata a 30 mil 520 de los que lo padecen.
¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de hígado?

Mayo Clinic informa que algunos de los factores de riesgo son: infección con el virus de hepatitis, cirrosis, ciertos padecimientos hereditarios del hígado como la enfermedad de Wilson, diabetes, hígado graso no alcohólico, alcoholismo.
¿Qué se descubrió en la investigación?

Los que se encontró en el estudio sobre el consumo de refrescos y su relación con el cáncer de hígado es que las mujeres que consumían por lo menos un refresco o bebida azucarada al día se enfrentaban a un riesgo 78% mayor de desarrollar este tipo de cáncer que quienes no los tomaban.
¿Qué pueden hacer las personas para prevenir el cáncer de hígado?

Los investigadores sugieren que reemplazar las bebidas azucaradas por agua y por café o té no azucarados puede reducir de manera importante el riesgo de padecer cáncer de hígado
¿No tomarlos es bueno?

“Si se confirman nuestros descubrimientos, disminuir el consumo de bebidas azucaradas podría servir como estrategia de salud pública para reducir la carga de cáncer de hígado", mencionó el doctor Loggang Zhao, de la Universidad de Carolina del Norte, quien fungió como autor principal del estudio.

¿El dolor viene incluido en los síntomas del cáncer de pulmón?

Sí, el dolor es uno de los síntomas del cáncer de pulmón. Mayo Clinic detalla que los síntomas del cáncer pulmonar son:

  • Falta de aire
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en el pecho
  • Ronquera
  • Pérdida de peso sin intención
  • Dolor de huesos
  • Tos con sangre

Otras de las condiciones que presentaba la afectada eran la negación a cualquier otra queja activa en el momento de la admisión, signos vitales de 98.1º Fahrenheit, presión arterial de 121/68 mmHg, frecuencia cardíaca de 84 latidos por minuto, frecuencia respiratoria de 16 por minuto y una saturación de oxígeno del 97% con aire ambiente.

El dolor de huesos puede ser la explicación del padecimiento de la señora que falleció por cáncer de pulmón, pues los investigadores no mencionan dolor en el pecho ni de cabeza en su descripción.