El hígado graso es una de las enfermedades más comunes y más subdiagnosticadas en México. Expertos estiman que el 50% de la población mexicana lo padece, ya que es una enfermedad con predisposición genética es nuestra raza. 

El hígado graso puede llevar a cirrosis cuando se encuentra muy avanzado y junto con ellos, la hepatitis es otra enfermedad del hígado muy común, los tres representan los principales factores de riesgo para desarrollar cáncer de hígado

En México se reportan al año más de 5 mil muertes por cáncer de hígado, ocupando el tercer lugar de enfermedades fatales en el país. El 30 de octubre es el Día de la Concientización del Cáncer de Hígado

Dolor en la parte derecha del abdomen: así empieza el cáncer de hígado 

El cáncer de hígado se presenta en el cuadrante superior derecho del abdomen, justo debajo de las costillas, de acuerdo con el doctor Kirtan Nautiyal, médico hemato-oncólogo del Hospital Houston Methodist. 

(Foto: Especial)

Algunos de los síntomas de cáncer de hígado pueden ser: 

  • Dolor es esa área
  • Sentir pesadez
  • Piel y ojos amarillentos

El cáncer de hígado se divide en dos: de origen hepatocelular y el cáncer de vías biliares. Pero también existen tumores primarios y secundarios en dicho órgano. Los primarios son los que se generan directamente en el hígado y los secundarios son los que se originan como producto de una metástasis

  • Dentro del cáncer de hígado primario, este es mucho más común en pacientes con cirrosis hepática.
  • En el caso del cáncer de hígado metastásico de otro cáncer, esto se debe a que la sangre fluye continuamente a través del hígado y por ello, cualquier cáncer se puede propagar ahí. 

¿Por qué da cáncer de hígado?

Cuando se habla de cáncer de hígado primario, el principal factor de riesgo es el daño hepático, también llamado cirrosis hepática. Ésta puede ocurrir por una infección de hepatitis, abuso de alcohol, sobrepeso, pobre alimentación, entre otras causas. 

Esta enfermedad se detecta por medio de una ecografía o una tomografía computarizada del abdomen. La posibilidad de curación depende de la etapa en la que es detectado. Si es en la etapa inicial, es un tumor pequeño que puede ser operado. 

(Foto: Especial)

Si el tumor es muy grande para la cirugía, primero se debe reducir con radiación, quimioterapia o inmunoterapia y luego se puede operar. Pero si el cáncer se ha extendido demasiado, es posible que no tenga curación y solo se podrá controlar con quimioterapia o inmunoterapia. 

La supervivencia varía respecto al tamaño del tumor, si el cáncer se detecta en etapas muy tempranas, se puede operar y es una enfermedad muy curable. De lo contrario, los pacientes en etapa avanzada pueden vivir un promedio de uno o dos años. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Hospital Houston Methodist)