Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Binge drinkin o atracones de alcohol dañan la memoria

Los atracones etílicos dañan a largo plazo la memoria de los adolescentes

Isabel Tellez AguilarOct 09, 2018 
Tiempo de lectura: 3 mins.

Lo + leído

Los atracones de alcohol en la adolescencia causan daños en la memoria a largo plazo, según especialistas que realizaron un estudio sobre las consecuencias de dichas prácticas.

La ingesta de grandes cantidades de alcohol también se conoce como “binge drinking”, en inglés.

A pesar de que los jóvenes pueden recuperarse rápidamente de estos atracones etílicos, su consumo produce “variaciones y cambios en el hipocampo, que tienen que ver con la memoria”, explicó Rodrigo Quintanilla, investigador de la Universidad Autónoma de Chile, en entrevista con AFP.

Aunque son hábitos restringidos a los fines de semana o fiestas, el estudio realizado por especialistas demostró que la ingesta excesiva puede generar problemas en el cerebro que se conservan y facilitan adicciones.

Particularmente, aclaró el investigador, “afectan el equilibrio inflamatorio y redox glíal, deteriorando la plasticidad sináptica, la memoria y el metabolismo periférico mediante un mecanismo dependiente del sistema de melanocortinas”, uno de los principales actores que participan en la consolidación de los comportamientos adictivos durante la adolescencia y la edad adulta.



Te puede interesar: Los cinco alimentos que más dañan tu hígado 
Casi el 8% de las muertes son por atracones de alcohol
La tercera causa de muerte a nivel mundial es el alcoholismo y en el caso de los jóvenes de entre 10 y 24 años, el 7.4% de las muertes y discapacidades son atribuibles a la bebida.

Este sector de la población suele creer que son poco invencibles y que los daños no les pueden ocurrir, sin embargo hay mecanismos y vías bioquímicas dentro del hipocampo que se verán afectadas con el tiempo, recordó Quintanilla.

Además, la adolescencia es el periodo de vida crucial para el desarrollo de los circuitos cerebrales responsables de la emoción y la cognición, que suponen cambios en el volumen cortical, el crecimiento axonal, la expresión génica y la definición de las conexiones corticales mediante un proceso conocido como “poda sináptica”.



Conoce más sobre: Preparan la Tercera Semana Nacional de Salud 2018 

Riesgos de los atracones etílicos


Después de llevar a cabo estas prácticas desmedidas, cuando  se convierten en adultos, el cerebro tendrá una sensibilidad a ciertos estímulos estresantes o de la misma vida diaria, como el estrés laboral o la combinación con el consumo de drogas, expresó Rodrigo Quintanilla.

“Son respuestas que quedan abiertas, porque nos hemos dedicado a analizar y desmenuzar una parte del eslabón”, comentó.

Para proseguir con el estudio “Centro de investigación para el estudio de la conducta de beber alcohol en adolescentes: de molécula a la función cerebral y el metabolismo periférico”, tendrán que levantar información sobre el consumo de alcohol y los hábitos de consumo, así como aplicar año con año un test cognitivo para saber la progresión del daño, sin embargo aún no cuentan con los recursos económicos suficientes.

Con información de: La Jornada 

 

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda