La tecnología ARN mensajero, que fue utilizada para fabricar las vacunas de Pfizer y Moderna,  primeras en salir contra el coronavirus, ahora está siendo utilizada para elaborar una vacuna que por lo menos sea eficiente contra 20 subtipos de influenza.

Investigadores de la Universidad de Pennsylvania están trabajando en ratones y esperan que puedan hacer ensayos clínicos, es decir, en humanos, el año próximo.

De acuerdo con el portal WebMD, los expertos llevan a cabo el último avance en una nueva era de vacunología, en la que las vacunas son más fáciles y rápidas de producir y son más flexibles y adaptables.

“Se trata de cubrir los diferentes colores en una forma en que las vacunas actuales no lo pueden hacer”, señala Ofer Levy, director del Programa de Vacunas de Precisión en el Hospital Infantil de Boston, quien no está involucrado en la investigación de la Universidad

 Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos ha explicado que el ARN mensajero es material genético que le dice al cuerpo cómo producir proteínas.

En el caso de las vacunas contra covid están compuestas por ARN mensajero envuelto en una capa que facilita su transporte e impide que el cuerpo lo dañe.

¿Cómo funciona la vacuna?

El ARN mensajero de la vacuna le enseña a las células como producir copias de la proteína S. Si las personas se exponen al virus real más adelante, el cuerpo lo reconocerá y sabrá como combatirlo

Con respecto a la vacuna que están desarrollando contra la influenza, el doctor Levy agrega que la plataforma del ARN mensajero es atractiva pues puede ser escalada y modulada, en donde tú puedes mezclar y hacer coincidir diferentes ARN mensajeros.

  • El estudio, publicado en la revista Science, reporta que:
  • las pruebas en animales de la vacuna experimental han sido exitosas.
  • precisa que la idea no es sustituir la vacunación anual contra la influenza sino desarrollar una que pueda ser administrada en la niñez para que prepare a las células B y T, para que reaccionen rápidamente cuando se enfrenten a un virus de influenza.
  • esta investigación es parte de los esfuerzos financiados por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos para desarrollar una vacuna universal contra la influenza con la esperanza de evitar futuras pandemias de esta enfermedad.

El líder del proyecto de investigación Scott Hensley, profesor de microbiología en la UPenn, apunta que las actuales vacunas ofrecen muy poca protección contra otros subtipos del virus y "lo que queremos es una vacuna que pueda ofrecer cierto nivel de inmunidad contra todos los subtipos de influenza que conocemos que son como 20".