Dos factores pueden aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular en mujeres con embarazo y todo depende del término del nacimiento, revelaron especialistas de la Universidad de Queensland.

En palabras de los expertos, las mujeres que han sufrido infertilidad, muerte fetal y aborto espontáneo tienen un mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular no mortal y fatal más adelante en sus vidas. Sus resultados fueron publicados en The BMJ y esto es lo que debes saber.

Las 2 situaciones en el embarazo que pueden aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular en mujeres

Para ver si las asociaciones de infertilidad, aborto espontáneo y muerte fetal tenían que ver con el riesgo de accidente cerebrovascular en mujeres embarazadas con desenlace fatal y no fatal, los investigadores realizaron un análisis agrupado de participantes individuales de 8 estudios prospectivos de cohortes.

Un estudio de cohorte es aquel en el que se compara la frecuencia en la aparición de un evento en dos poblaciones, de las cuales una tiene un factor que no se encuentra presente en la otra.

Los estudios de cohorte analizados fueron de siete naciones: Australia, China, Japón, Holanda, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos, siendo las participantes 618,851 mujeres de 32 a 73 años al comienzo del estudio con datos sobre infertilidad, aborto espontáneo o muerte fetal.

De ellas, 275,863 presentaban datos sobre accidentes cerebrovasculares fatales y no fatales, 54,716 tenía datos sobre accidentes cerebrovasculares no fatales, y 288,272 únicamente tenía datos sobre accidentes cerebrovasculares fatales.

Al analizar los datos que se tenían y el desenlace de las embarazadas, los expertos pudieron ver una diferencia entre las mujeres que dieron bien a luz y las que no tuvieron la misma suerte.

Un primer accidente cerebrovascular no fatal fue experimentado por 9265 (2,8%) mujeres y 4003 (0,7%) experimentaron un accidente cerebrovascular fatal. La infertilidad se asoció con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular no mortal. El aborto espontáneo recurrente (por lo menos haber tenido 3) se relacionó con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular no fatal y fatal. Las mujeres con muerte fetal presentaban un 31% más de riesgo de accidente cerebrovascular no mortal y las mujeres con muerte fetal recurrente tenían un riesgo 26% más grande de accidente cerebrovascular fatal, detallaron los expertos.

“Pudimos ver que los antecedentes de abortos espontáneos recurrentes y muerte o pérdida del bebé antes o durante el nacimiento puede considerarse un factor de riesgo específico femenino para accidente cerebrovascular, con diferencias en el riesgo según los subtipos de ictus”, concluyeron los autores.