Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Soya no contarresta los síntomas de menopausia

El consumo de este complemento no aumenta la producción de estrógenos, señala estudio realizado en la Universidad de California.

RedacciónNov 26, 2012 
Tiempo de lectura: 5 mins.

Lo + leído

Los bochornos y la transpiración nocturna son unos de los síntomas más incómodos de la menopausia, según las diversas opiniones que tienen las mujeres que han vivido este periodo de su vida. El origen de estos síntomas radica en el descenso del estrógeno, la hormona femenina. Muchas mujeres que experimentan estos síntomas añaden a su dieta productos de soya, para contrarrestar la falta de estrógenos y hacer que los síntomas no sean tan severos en esta etapa de la vida de la mujer.

Es común que muchas mujeres decidan no incluir algún complemento de estrógeno para contrarrestar los síntomas como las sofocaciones y el sudor excesivo, conocidos como síntomas “vasomotores”. También muchas mujeres deciden tomar algún tratamiento y complementar su dieta con productos derivados de la soya, tales como la leche o el tofu, conocidos como fitoestrógenos, los cuales, se cree, imitan el efecto de la hormona femenina en el cuerpo, esto debido a que tienen una estructura química similar a la del estrógeno.
 
Este estudio fue dirigido por la profesora y presidenta del departamento de Salud Pública de la Universidad de California, en Davis: Ellen Gold, quien dijo: “Nos interesaba encontrar maneras para ayudar a las mujeres a controlar su salud, y teníamos la esperanza de que los productos de soya se mostrarían como una buena alternativa a la terapia hormonal”. La especialista añadió que la soya "no parece que, en promedio, evite esos síntomas desagradables antes del inicio de la menopausia".
 
El estudio se llevó a cabo mediante un análisis de datos que arrojó otro estudio a nivel nacional, donde se realizó un seguimiento de más de 3 mil mujeres que comenzaban a percibir los cambios y síntomas relacionados con la menopausia y con mujeres que no habían manifestado los síntomas. Las mujeres participantes correspondían al rango de 42 a 52 años de edad.
 
La metodología pedía a las participantes que respondieran preguntas relacionadas sobre sus hábitos dietéticos y el consumo de fibra antes de ser parte del estudio, además de un seguimiento posterior a los 5 y a los 9 años de comenzado el estudio. 
 
Los investigadores marcaron un énfasis en las fibras porque se cree que aumenta el efecto del estrógeno. Además de preguntar a las mujeres, cada año, acerca de los síntomas de la menopausia incluidos los bochornos y los sudores nocturnos.
 
Los primeros resultados que arrojó el estudio, demostraron que no existe una relación significativa entre el consumo de fitoestrógenos y fibra con el inicio de los síntomas menopáusicos en las mujeres que no habían llegado a esta etapa, inclusive antes de comenzar el estudio.
 
El estudio, a diferencia de otros relacionados con el tema incluyó mujeres que representan a una amplia gama de grupos raciales y étnicos con la presencia de mujeres afroamericanas, latinas y orientales. Este último grupo racial reportó el menor número de síntomas vasomotores a diferencia de las mujeres caucásicas; la dieta típica oriental, la cual es rica en fitoestrógenos, no parece estar relacionada con la disminución de los bochornos y la excesiva transpiración nocturna.
 
Con una financiación parcial por parte de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, se tomó en cuenta las limitaciones que tiene el estudio como lo expresa la Doctora Wilma Larsen, jefa de la división de ginecología de Scott & White Healthcare, en Temple, Texas. “Cada vez que uno confía en los reportes de los propios pacientes no se puede estar seguro de lo que en realidad están haciendo” y recalcar su preocupación sobre la metodología utilizada por el estudio y las respuestas emitidas por las participantes.
 
Ante todo la doctora Larsen afirmó que el estudio ayuda con información nueva y a detalle sobre si los productos de soya eviten los bochornos y la sudoración nocturna antes de que ocurran y no cree que vayan a cambiar lo que las mujeres hacen o lo que los médicos recomiendan. (Con información de Medlineplus)
 

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda