Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Estrés aumenta riesgo de enfermedades metabólicas

Tu ritmo circadiano podría estar en problemas

ADRIÁN AGUIRRENov 13, 2019 
Tiempo de lectura: 4 mins.

Lo + leído

Dicen que todo en exceso es malo y el estrés, al ser algo que no nos favorece en lo absoluto, resulta ser peor.

Sucede que, luego de un determinado tiempo viviendo este conjunto de alteraciones que se producen en nuestro organismo como respuesta física ante determinados estímulos repetidos, llegamos a un punto en el que nuestro "reloj interno" se llega a "averiar", dando como resultado enfermedades como Diabetes tipo 2 u obesidad.

Así lo reveló un estudio publicado en el Journal Endocrine Abstracts, en el que el Doctor Henrik Oster, de la Universidad de Luebeck, Alemania, describió la interacción entre el estrés, los relojes biológicos y la función metabólica.

¿Qué es el ritmo circadiano?

El National Institute of General Medical Sciences define los "Ritmos Circadianos" como cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo diario, y que responden, principalmente, a la luz y la oscuridad en el ambiente de un organismo. Un ejemplo de estos relacionado con la luz es el dormir por la noche y el estar despiertos durante el día.

Pero... ¿En que se relaciona el estrés con nuestra forma de descansar y relajarnos?

Creo que todos lo hemos vivido. Cuando estamos muy molestos o fastidiados de algo, simplemente no podemos relajarnos y, por ende, no somos capaces de reposar en la noche.

Dormir poco está ligado con la obesidad:

Ahora bien, como pudimos leer en la parte de los ritmos circadianos, estos implican cambios físicos y el dormir poco o nada está relacionado con el sobrepeso y la obesidad.

De acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición (FEN), las investigaciones muestran que dormir poco perturba las hormonas que regulan el apetito, como son la leptina y ghrelina. Por ello, ante largos períodos de privación de sueño, se observa un cambio hormonal que aumenta el apetito y la ingesta de calorías.

 

Puedes leer: La adicción a las series podría esconder estrés crónico

El estudio de Oster:

"Datos recientes sugieren que las respuestas al estrés también están reguladas por el reloj circadiano endógeno que adapta la fisiología y el comportamiento a los cambios ambientales provocados por la rotación de la Tierra alrededor de su eje. Por lo tanto, el momento del estrés puede afectar críticamente las respuestas adaptativas y los efectos patológicos de la exposición repetitiva al estrés.

(...)

La exposición repetida al estresante durante la noche condujo a alteraciones en la metabolización de los alimentos y redujo la actividad del eje HPA con concentraciones más bajas de hormona adrenocorticotrópica circulante (ACTH) y GC en el momento de la exposición predicha al estresor. 

Juntos, nuestros datos sugieren una adaptación circadiana de estrés al nivel del eje HPA con impacto en la homeostasis metabólica", se puede leer en el artículo original.

 

 

También te puede interesar: ¿Qué tratamiento debe recibir un niño con obesidad o sobrepeso?

El tener un Indice de Masa Corporal mayor al recomendado es algo que afecta a chicos y grandes. El ISSSTE informa que en nuestro país, alrededor del 70% de los adultos padecen sobrepeso u obesidad y la UNICEF señala que 1 de cada 3 niños y niñas entre los 6 y 19 años padece sobrepeso u obesidad, por lo que México se coloca entre los primeros lugares en obesidad infantil a nivel mundial.

Recuerda irte a la cama tranquilo. Tu salud es importante.

 

Con información de Endocrine Abstracts, National Institute of General Medical Sciences, Fundación Española de la Nutrición, ISSSTE, UNICEF 

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda