Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Cirugía devuelve parte de movilidad a parapléjicos

Cirujanos en Australia reencauzaron nervios dentro del cuerpo de pacientes paralíticos para devolverles el movimiento en los brazos y manos.

ADRIÁN AGUIRREJul 05, 2019 
Tiempo de lectura: 6 mins.

Lo + leído

Gracias a una revolucionaria cirugía, los pacientes parapléjicos ahora pueden desempeñar algunas actividades por sí solos, como ponerse maquillaje, alimentarse, darle la vuelta a una llave, manejar dinero y escribir en una computadora.

Aunque la función normal completa no ha sido restaurada, los médicos afirman que la mejora representa un importante cambio en la calidad de vida de los pacientes.

¿Cómo se logró? 

Así como un electricista conecta cables, cirujanos en Australia reencauzaron nervios dentro del cuerpo de pacientes paralíticos para devolverles el movimiento en los brazos y las manos.

"Creemos que la cirugía de transferencia de nervios es una emocionante nueva opción que ofrece a los individuos con parálisis la posibilidad de recuperar funciones del brazo y de la mano para realizar actividades cotidianas, darles mayor independencia y la habilidad de participar más fácilmente en la vida familiar y laboral", declaró la doctora Natasha van Zyl, del centro Austin Health, en Melbourne.

Puedes leer: Crean parche de miel que evita amputaciones por pie diabético

¿Cuál es el procedimiento?

Las lesiones en la médula espinal interrumpen los mensajes que envía el cerebro al resto del cuerpo, teniendo como resultado la parálisis.

Los pacientes que participaron en la prueba clínica tenían cuadriplejia y crucialmente todavía tenían la capacidad de mover algunos músculos de la parte superior de los brazos.

¿Qué quiere decir esto? Que había nervios funcionales que iban de la médula espinal a esos músculos.

De acuerdo con la BBC, los médicos cortaron esos nervios, los desviaron y los volvieron a conectar a nervios que controlan otros músculos, como los que sirven para extender el brazo o para abrir y cerrar la mano.

Como resultado, los nervios que hacen girar la palma de la mano hacia arriba pueden servir ahora para extender todos los dedos de la mano y así, al pensar en rotar la mano, el afectado consigue extender los dedos de una mano.

Aquí un video de lo que un paciente puede logar ahora, después de la operación.

Eso sí, con el procedimiento nadie va a convertirse en pianista, explican los médicos.

"Definitivamente no estamos recuperando la función normal de la mano. El objetivo es que (el paciente) pueda abrir la mano, rodear un objeto con ella, cerrar la palma y apretar los dedos", señaló la doctora van Zyl.

Para que el procedimiento pueda funcionar, depende del tipo de lesión que tenga el afectado. Si el daño ocurre muy arriba en la médula espinal, de manera que la parálisis es completa, entonces no habrá nervios funcionales que se puedan desviar.

Tampoco servirá para aquellos que, aunque hayan sufrido una lesión en la médula, tengan movilidad en los brazos.

Por lo tanto, la técnica podrá ser utilizada para recuperar movimiento en las piernas, únicamente si hay nervios funcionales en estas extremidades y si estos son prescindibles, de forma que pueden ser desviados para estimular otros músculos.

También te puede interesar: 10 prácticas médicas sin fundamento científico

Cabe resaltar que la operación no siempre tiene éxito. Esto es lo que dice The Lancet, la revista encargada de publicar el estudio, en su artículo sobre el tema:

"Entre el 14 de abril de 2014 y el 22 de noviembre de 2018, reclutamos a 16 participantes (27 extremidades) con lesión traumática de la médula espinal, entre los cuales se realizaron 59 transferencias de nervios. En diez participantes (12 extremidades), las transferencias de nervios se combinaron con las transferencias de tendones. Los datos de seguimiento a los 24 meses no estaban disponibles para tres pacientes (cinco extremidades). A los 24 meses, mejoras significativas desde el inicio en la puntuación total media de ARAT (34 · 0 [IQR 24 · 0–38 · 3] a los 24 meses vs 16 · 5 [12 · 0–22 · 0] al inicio del estudio, p <0 · 0001) y la puntuación total de GRT (125 · 2 [65 · 1–154 · 4] vsSe observaron 35 · 0 [21 · 0–52 · 3], p <0 · 0001). La puntuación media total de SCIM y la movilidad en la habitación y el aseo La puntuación SCIM mejoró más que el cambio detectable mínimo y la diferencia clínicamente importante mínima, y la puntuación SCIM media de autocuidado mejoró más que el cambio detectable mínimo entre el inicio y los 24 meses. Los grados de fuerza del Median Medical Research Council fueron 3 (IQR 2–3) para tríceps y 4 (IQR 4–4) para músculos extensores digitales después de 24 meses. La fuerza de agarre promedio a los 24 meses fue de 3 · 2 kg (SD 1 · 5) en los participantes que se sometieron a transferencias de nervios distales (n = 5), 2 · 8 kg (3 · 2) en aquellos que tuvieron transferencias de nervios proximales (n = 9 ), y 3 · 9 kg (2 · 4) en aquellos que tuvieron transferencias de tendón (n = 8). Hubo seis eventos adversos relacionados con la cirugía".

Los científicos fallaron cuatro veces y dos de los pacientes sufrieron una pérdida de sensibilidad con efecto permanente.

Cabe destacar que las posibilidades de que la operación tenga éxito aumentan si se realiza entre seis meses y un año después de haberse producido la lesión.


Con información de The Lancet y la BBC




Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda