Con la ola de calor, alerta con la deshidratación
Cuadros de infecciones respiratorias o gastrointestinales pueden contribuir a que se presente, las personas más vulnerables son ancianos y niños
Milenio
México, D.F. 13 de mayo e 2010

Las altas temperaturas aumentan el riesgo de deshidratación que, de acuerdo a los expertos, se presenta en diferentes etapas de la vida, por lo cual la Secretaria de Salud emitió una serie de recomendaciones que permitan evitarla y generar complicaciones en esta temporada en donde el termómetro supera los 40 grados centígrados en el norte del país.

El médico Héctor Nava Sánchez, explicó que existen factores como cuadros de infecciones respiratorias, gastroenteritis o cualquiera que aumente la temperatura corporal, pueden contribuir a la deshidratación.

La deshidratación es una reducción de la cantidad de líquidos del cuerpo humano, el cual está compuesto en su mayoría por agua, es decir entre el 60 y 70%, por ello es necesario que estos porcentajes se mantengan de manera constante. Además es una alteración que se puede presentar en cualquier época del año y en todas las etapas del desarrollo del ser humano, sin embargo, es más frecuente en los extremos de la vida.

“Las personas mayores que se encuentran en silla de ruedas, en cama, o simplemente no pueden moverse, pierden el reflejo de la sed, lo que provoca una baja ingesta de líquidos, que de no ser corregido puede llevar a un cuadro grave de deshidratación”; dijo.

Signos de deshidratación

En los niños el factor principal son las infecciones gastrointestinales, que en ocasiones pasan inadvertidas, pero que se manifiestan con cambios en el estado de ánimo, somnolencia, mucosas y axilas secas son señales de que existe ya un grado de deshidratación.

Una forma de identificar que un pequeño está deshidratado es pellizcando la piel, sí está no vuelve a su estado natural significa que el organismo no está bien hidratado, por lo que se recomienda aumentar el consumo de líquidos.

Añadió que cuando la situación es más grave, se modifica la personalidad, puede bajarse la presión y taquicardia.

Para evitar la deshidratación, es necesario tener un equilibrio entre la ingesta y la pérdida de líquidos, los cuales se consumen en forma de alimentos o bebidas que constituyen alrededor de litro y medio o dos litros y se eliminan a través de la orina o el excremento.

Finalmente el especialista recomendó ingerir líquidos de forma adecuada, vigilar los volúmenes urinarios, cambios de coloración de la orina por ejemplo, que tenga aspecto de cerveza, rojiza, ya que éste es un dato de alarma, y no realizar actividades deportivas después de las 11: 00 a.m, ni antes de las 16: 00 horas.