Supera la ansiedad y logra hablar en público
Tartamudez y sudoración excesiva son algunos de los síntomas que presentan las personas que padecen pánico escénico
SUMEDICO
México, D.F. 15 de mayo de 2012

Exponer un tema en clase, en una junta de trabajo o simplemente hablar enfrente de todos los amigos y ser el centro de atención puede ser un suplicio para algunas personas, razón por la cual evaden hablar en público y cuando lo hacen se enfrentan al tartamudeo, la sudoración excesiva y a una gran ansiedad.

Por lo regular son las personas tímidas las que se enfrentan a esta situación y para evitar el temor que les provoca hablar en público prefieren limitar sus actividades sociales.

Para ayudar a las personas a erradicar su miedo escénico y enfrentarse a un auditorio, la psicóloga Tanar Chansky, autora del libro "Libérate de la ansiedad: cuatro pasos para superar el miedo", da los siguientes consejos:
 

  • 1. Mantente en el presente. Ni el pasado ni el futuro importan, señala la especialista, quien añade que lo mejor antes de enfrentarse a un auditorio es practicar, obtener consejos y dormir. Eso es lo que hacen los atletas, se centran en el juego, pero eso no significa que van a perder o a ganar. Lo importante es estar preparado y no asustado.
  • 2. Si buscas la perfección, estarás pendiente a cada momento de ello y el estrés y la ansiedad serán percibidas de inmediato por el público. Lo mejor es mostrarnos en conjunto con defectos y cualidades.
  • 3. Olvida la crítica y centrate en el objetivo que quieres alcanzar, sea si te enfrentas a una entrevista de trabajo o tienes que hablar ante un numeroso auditorio, piensa en lo que la gente necesita escuchar.
  • 4. Todo orador espera tener una retroalimentación con el público, pero es muy difícil predecir que sucederá o cómo actuará la audiencia, el consejo en este caso es apoyarse en aquellos que sonríen y asientan con la cabeza y no en los que muestran actitid negativa o se entretienen jugando con sus teléfonos móviles.
  • 5. Si te equivocas, ríete de tí mismo. Olvídate de que la audiencia existe, excepto al final, para recibir los aplausos.

(Con información abc.es)