*

 
31 de octubre de 2014
 
 
 
 
  
>> Las ventajas de correr
leer más >>

>> Artritis reumatoide ¿qué es?
leer más >>


¿Tienes miedo a la muerte?
No
Prefiero no pensar en eso
Neumonía
Sintomas:

Definición

Es una afección respiratoria en la cual hay una infección del pulmón.

La neumonía extrahospitalaria se refiere a la que se presenta en personas que no estuvieron recientemente en el hospital u otro centro de atención en salud (clínica particular, centro de rehabilitación).

Causas

La neumonía es una enfermedad común que afecta a millones de personas en los Estados Unidos cada año. Los gérmenes llamados bacterias, virus y hongos pueden causar la neumonía.

Las formas como usted puede contraer esta enfermedad abarcan:

  • Las bacterias y virus que viven en la nariz, los senos paranasales o la boca pueden propagarse a los pulmones.
  • Usted puede inhalar algunos de estos gérmenes directamente hacia los pulmones.
  • Usted inhala alimento, líquidos, vómito o secreciones desde la boca hacia los pulmones (neumonía por aspiración)

La neumonía causada por bacterias tiende a ser la más grave. En los adultos, las bacterias son la causa más común de neumonía.

  • El germen causante de neumonía más común en adultos es el Streptococcus pneumoniae (neumococo).
  • La neumonía atípica, con frecuencia llamada neumonía errante, es causada por bacterias tales como Legionella pneumophila, Mycoplasma pneumoniae y Chlamydophila pneumoniae.
  • La neumonía por Pneumocystis jiroveci algunas veces se ve en personas cuyo sistema inmunitario está alterado (debido al SIDA o a ciertos medicamentos que inhiben el sistema inmunitario).
  • Staphylococcus aureus, Moraxella catarrhalis, Streptococcus pyogenes, Neisseria meningitidis, Klebsiella pneumoniae o Haemophilus influenzae son otras bacterias que pueden causar neumonía.
  • La tuberculosis puede causar neumonía en algunas personas, sobre todo aquéllas con un sistema inmunitario débil.

Los virus también son una causa frecuente de neumonía, sobre todo en bebés y niños pequeños.

 

Los factores de riesgo (afecciones que aumentan las probabilidades de contraer neumonía) abarcan:

  • Parálisis cerebral
  • Enfermedad pulmonar crónica (EPOC, bronquiectasia, fibrosis quística)
  • Fumar cigarrillo
  • Disfagia (debido a accidente cerebrovascular, demencia, mal de Parkinson u otros trastornos neurológicos)
  • Problema del sistema inmunitario (Ver también: neumonía en huésped inmunocomprometido)
  • Alteración de la conciencia (pérdida de la función cerebral debido a demencia, accidente cerebrovascular u otros trastornos neurológicos)
  • Vivir en un asilo para ancianos
  • Otras enfermedades graves, tales como cardiopatía, cirrosis hepática o diabetes mellitus
  • Cirugía o traumatismo reciente
  • Infección viral respiratoria reciente (resfriado común, laringitis, gripe)

Síntomas

Los síntomas más comunes de neumonía son:

  • Tos (con algunas neumonías usted puede expectorar una mucosidad amarillenta o verdosa o incluso moco con sangre)
  • Fiebre que puede ser leve o alta
  • Escalofríos con temblores
  • Dificultad para respirar (puede únicamente ocurrir cuando sube escalas)

Los síntomas adicionales abarcan:

  • Confusión, especialmente en las personas de mayor edad
  • Sudoración excesiva y piel pegajosa
  • Dolor de cabeza
  • Inapetencia, baja energía y fatiga
  • Dolor torácico agudo o punzante que empeora cuando usted respira profundamente o tose
Con quien acudir:

Pruebas y exámenes

Si usted tiene neumonía, es posible que esté haciendo un esfuerzo para respirar o que esté respirando rápido.

Las crepitaciones se escuchan al auscultar el tórax con el estetoscopio. También se pueden escuchar otros ruidos respiratorios anormales a través del estetoscopio o a través de una percusión (dar golpecitos con los dedos sobre la pared torácica).

El médico probablemente ordenará una radiografía del tórax si tiene sospechas de neumonía.

Algunos pacientes pueden necesitar otros exámenes, como:

  • Gasometría arterial para ver si está llegando suficiente oxígeno a la sangre en los pulmones
  • Conteo sanguíneo completo para verificar el conteo de glóbulos blancos
  • Tomografía computarizada del tórax
  • Tinción de Gram y cultivo de esputo para buscar el organismo causante de los síntomas
  • Cultivo de líquido pleural si hay presencia de líquido en el espacio que rodea los pulmones

 

Tratamiento

El médico debe decidir primero si usted necesita o no estar en el hospital. Si usted recibe tratamiento en el hospital, recibirá líquidos y antibióticos por vía intravenosa, oxigenoterapia y posiblemente tratamientos respiratorios. Es muy importante que los antibióticos se empiecen poco después de ingresar al hospital.

Usted tiene mayor probabilidad de ser hospitalizado si:

  • Tiene otro problema de salud serio
  • Tiene síntomas graves
  • Es incapaz de cuidar de sí mismo en casa o es incapaz de comer o beber
  • Es un niño pequeño o tiene más de 65 años
  • Ha estado tomando antibióticos en casa y no está mejorando

Sin embargo, muchas personas pueden tratarse en casa. Si las bacterias están causando la neumonía, el médico intentará curar la infección con antibióticos. Puede ser difícil para el médico saber si usted tiene una neumonía viral o bacteriana, de manera que puede recibir antibióticos.

Algunas veces, a los pacientes con neumonía leve que por lo demás son sanos se los trata con antibióticos macrólidos orales (azitromicina, claritromicina o eritromicina).

A los pacientes con otras enfermedades serias, como cardiopatía, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o enfisema, nefropatía o diabetes con frecuencia se les administra uno de los siguientes medicamentos:

  • Fluoroquinolona (levofloxacina [Levaquin], gemifloxacina [Factive] o moxifloxacina [Avelox]).
  • Amoxicilina o amoxicilina-clavulanato en dosis altas más un antibiótico macrólido (azitromicina, claritromicina o eritromicina).
  • Antibióticos de cefalosporina (por ejemplo, cefuroxima o cefpodoxima) más un macrólido (azitromicina, claritromicina o eritromicina)

Si la causa es un virus, los antibióticos típicos no serán eficaces. Algunas veces, sin embargo, el médico puede usar medicamentos antivirales.

Usted puede tomar estas medidas en el hogar:

  • Controlar la fiebre con ácido acetilsalicílico (aspirin), antinflamatorios no esteroides (AINES, tales como ibuprofeno o naproxeno) o paracetamol. No le dé ácido acetilsalicílico a los niños.
  • No tomar antitusígenos sin hablar primero con el médico, ya que pueden dificultarle al cuerpo la expectoración del esputo extra.
  • Beber mucho líquido para ayudar a aflojar las secreciones y sacar la flema.
  • Descansar mucho. Procure que otra persona realice las tareas domésticas.

Pronóstico

Con tratamiento, la mayoría de los pacientes mejora al cabo de dos semanas. Los pacientes de edad avanzada o débiles pueden necesitar tratamiento por más tiempo.

Las personas que tienen mayor probabilidad de tener neumonía complicada abarcan:

  • Adultos mayores o niños muy pequeños
  • Personas cuyo sistema inmunitario no trabaja bien
  • Personas con otros problemas médicos serios, como diabetes o cirrosis del hígado

Es posible que el médico quiera constatar que la radiografía del tórax vuelva a ser normal después de tomar una tanda de antibióticos. Sin embargo, pueden pasar muchas semanas para que las radiografías se aclaren.

Posibles complicaciones

Las posibles complicaciones abarcan:

  • Síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), una forma grave de insuficiencia respiratoria
  • Empiemas o abscesos pulmonares que son complicaciones de la neumonía poco frecuentes, pero graves. Ocurren cuando se forman cavidades de pus alrededor o dentro del pulmón, y algunas veces pueden requerir drenaje con cirugía.
  • Insuficiencia respiratoria que requiere un respirador o ventilador.
  • Sepsis, una afección en la cual hay hinchazón (inflamación) incontrolable en el cuerpo, lo cual puede llevar a insuficiencia de órganos.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si presenta:

  • Síntomas respiratorios que están empeorando.
  • Dificultad para respirar, escalofríos o fiebres persistentes.
  • Respiración rápida y con dolor.
  • Tos que produce moco sanguinolento o de color mohoso.
  • Dolor de pecho que empeora al toser o inhalar.
  • Sudores nocturnos o pérdida de peso inexplicable.
  • Signos de neumonía y un sistema inmunitario debilitado, como con VIH o quimioterapia.

Es posible que los bebés con neumonía no presenten tos. Llame al médico si el bebé hace ruidos roncos o si el área debajo de la caja torácica se está retrayendo mientras respira.

 

Cómo prevenir:

Lávese las manos frecuentemente, en especial después de sonarse la nariz, ir al baño, cambiar pañales y antes de comer o preparar alimentos.

No fume, ya que el tabaco daña la capacidad del pulmón para detener la infección.

Las vacunas pueden ayudar a prevenir la neumonía en los niños, los ancianos y personas con diabetes, asma, enfisema, VIH, cáncer u otras afecciones crónicas:

  • Una droga llamada Synagis (palivizumab) se le administra a algunos niños menores de 24 meses para prevenir neumonía causada por el virus sincicial respiratorio.
  • Vacuna antigripal que previene la neumonía y otros problemas causados por el virus de la influenza. Se debe administrar anualmente para proteger a la persona contra nuevas cepas virales.
  • Vacuna Hib que previene la neumonía en niños a causa del Haemophilus influenzae tipo b.
  • Vacuna antineumocócica (Pneumovax, Prevnar) reduce las probabilidades de contraer neumonía a causa del Streptococcus pneumoniae.

Si usted tiene cáncer o VIH, hable con el médico acerca de las formas adicionales de prevenir la neumonía y otras infecciones.

 

Actualizado el 5 de noviembre de 2010

Fuente: Medline Plus

* Estas consultas no sustituyen un diagnóstico médico, sólo son recursos de orientación
 
¿Qué hacer ante una emergencia? Puedes salvar una vida. Botiquín a la mano.
¿Qué tomar en cuenta para contratar uno? ¿qué ofrecen?, ¿cuánto cuestan?
¿A dónde acudir? ¿Qué hacer en caso de requerir un trasplante?
Información para pacientes. Trámites y servicios. Historias de éxito.
Sexualidad
Diez enfermedades de transmisión sexual
Más que un encuentro de sábanas
Consulte toda la información de la
A a la Z en nuestro glosario de salud.
Más de 1000 reactivos con información.
Directorio ¿Quiénes somos? Código de Ética Política de privacidad Mapa del Sitio Contacto
2010 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. SuMédico. Comunicación, Bienestar y Salud. S.A. de C.V. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.